BEYOND: Two Souls [Parte 2]

Beyond Logo

Capítulo 5: La primera noche

“Estoy bien. Todo irá bien… Aiden ya no les tiene miedo…”

El capítulo empieza con una escena bastante dura en la que Jodie es dejada a cargo de Nathan y Cole mientras sus padres regresan a casa sin ella. En un principio se le dice que solo serán unas noches, únicamente para averiguar qué pasa cuando es atacada por “los monstruos”, pero enseguida se ve que el padre no tiene ninguna intención de recuperar a su hija.

1- Es solo una niña.png

Lo más interesante de esta escena es la madre. Fijaos cómo alza las manos en la imagen al oír a su marido hablar sobre Jodie, o cómo niega con la cabeza cuando el hombre dice que “estamos hartos de fingir”. Evidentemente, él es el único que finge y, aun así, la madre no se enfrenta a él.  He pensado sobre la actitud de ella y he llegado a la conclusión de que tiene miedo. ¿Por qué no sale en defensa de su hija? La única explicación válida que me sirve es que desconfía de lo que ocurre alrededor de Jodie y se escuda detrás de su marido, a pesar de no estar de acuerdo con sus afirmaciones. Quiere mucho a su hija, pero el miedo en esta mujer es más fuerte que lo que siente por ella.

Jodie se queda sola en la habitación. Una habitación fría, vacía, desconocida. Un choque psicológico muy grave para un niño que, además, está viendo tambalear los cimientos de su vida. Se queda sola. Nathan trata de calmarla, decirle que ellos están ahí para ayudarla y protegerla; pero su respuesta lo deja todo bien claro: “Nadie puede protegerme.”

2- Nadie puede protegerme.png

Debo decir que este capítulo y el siguiente se valoran más en el orden cronológico original, cuando ya se sabe el uso que pretende hacer la CIA de los poderes de Jodie, cuando vemos que es perseguida por querer recuperar su propia vida y cuando, durante su etapa adolescente, sabemos que no es capaz de encajar con el resto del mundo. A esa chica que la ambición del ser humano ha hecho desgraciada, descubrimos ahora que fue abandonada por sus padres y que, donde debería haber encontrado el amor incondicional, solo halló el despecho de un padre y la debilidad de una madre. Sin embargo, una gran parte de todo esto no es perceptible de la misma forma si jugamos en el nuevo orden remezclado, donde lo único que nos llega es el abandono de los padres.

Capítulo 6: Sola

“Sé valiente, cielo.”

Sola es, posiblemente, uno de los capítulos más duros del juego, porque es la destrucción de la mayor fuente de estabilidad de un niño: su familia. Es el adiós irreparable que marcará para siempre el corazón de un ser inocente.

Este capítulo está estudiado al milímetro, repleto de detalles y gestos que dicen mucho con muy poco: la mirada de Philip a su mujer buscando su apoyo y ver cómo ella le gira la cara, la extensión de los dedos al verse rechazado por ese simple gesto, el carraspeo después de besar a Jodie, delatando su incomodidad como si así pudiera ocultar su culpa…

Luego la madre, una escena tan bien lograda… Ese beso en la nariz, las cabezas pegadas y ella diciéndole: “sé valiente”. Le pide a su hija que sea lo que ella no puede ser. Ella no es valiente, ni fuerte, porque está permitiendo que esto ocurra. La madre le ruega a Dios que le dé a su hija la fuerza de la que ella carece. Espero que esta mujer no se lo perdone nunca a sí misma y el remordimiento la persiga hasta el fin de sus días.

1- Farewell.png

Decidí no asfixiar a Philip porque esa sería una reacción más propia de un adulto, que es quien puede entender los motivos ocultos de lo que está pasando. Jodie no puede entenderlo. Ella solo ve que está siendo abocada a un abismo por las personas que, supuestamente, deberían protegerla. Después viene Nathan y le suelta eso de “Jodie, estamos aquí. Siempre estaremos contigo….” Lástima que lo único que Nathan diga de verdad sea: “Hazlo por mí”, como veremos más adelante.

En resumen, un capítulo excelente, acompañado de una versión más pausada de la Jodie’s Suite, que me hizo soltar la primera de las tres lagrimitas que derramé con este juego.

Capítulo 7: La fiesta

“Quería encerrarla nada más verla…”

El bollito ha crecido y aquí ya tiene 14 años. Sigue siendo un bollito, no lo negaremos, pero al menos ya no se confunde con Kirby. Si os fijáis, el personaje va cogiendo el parecido con Ellen Page. Usaron a una niña de modelo para el motion capture durante los capítulos de Jodie niña, pero claro, tenían que hacer la cara de tal modo que después acabase siendo la de la famosa actriz. El trabajo hecho sobre el personaje a lo largo de los años que dura la historia, sobre todo la evolución de su rostro, es un logro del que poco se ha hablado. Afortunadamente, tal y como se explica en el Making of del juego, los diseñadores recibieron la aprobación de Page y de sus familiares, pues pudieron ver en el rostro juvenil de Jodie el parecido con el de la actriz durante su infancia.

Este es uno de los capítulos en los que se muestra cómo la chica no encaja socialmente. El tipo de vida que lleva en la base le impide relacionarse con los demás de forma normal y la pobre está más sola que la una. Aquí parece que es Nathan el que la instó a ir a la fiesta de cumpleaños y ver si hacía algunos amigos. Comentaré al final de este capítulo mi opinión sobre la actitud del profesor.

En general, el capítulo muestra un buen cuadro clínico de la estupidez adolescente. Intenté ponerme en la piel de Jodie y, aunque no me gusta que mienta, soy consciente de que en este escenario era necesario ceder ante algunas propuestas absurdas. Por este motivo vemos a la chica tomar un único sorbito de cerveza y afirmar que ya la había probado antes. Eso sí, el tabaco ni tocarlo. Somos tontos, pero no tanto.

1- Primera vez.png

Los gestos faciales de Jodie en este capítulo reflejan muy bien lo que siente, como su sonrisa cuando empieza la fiesta al pensar que quizás, después de todo, podría ser divertido estar ahí, o la cara de panoli que se le queda después de besar al tontaina de Matt.

Durante la conversación con este chico, se menciona que Jodie no va a la escuela con el resto de alumnos porque ella tiene un tutor personal. Eso da a entender que su vida social es prácticamente nula, sin embargo, en el próximo capítulo se sugiere lo contrario, como comentaré después. En la conversación opté por las respuestas más reservadas, no solo porque Jodie pudiera ser algo tímida en esa situación (lo cual sería muy comprensible), sino también porque su instinto le impide fiarse de estos energúmenos. Ese es el motivo por el que también decidí ocultar los poderes de Aiden. Jodie nunca ha interpretado ese don como algo de lo que pudiera pavonearse ante los demás; más bien todo lo contrario: para ella es una maldición y nunca hará gala de sus poderes a menos que esté bien justificado.

En cuanto a Matt, bueno… El colega hace surf siempre que puede (lo hará en la bañera también) y, por supuesto, toca en un grupo. Mi apuesta es que una vez intentó hacer surf y aún conserva la esperanza de repetirlo y mantener el equilibrio… En cuanto al grupo, es algo que ha comentado varias veces con sus amigotes pero ninguno de ellos tiene ni idea de cómo componer una canción de verdad más allá de tres acordes.

2- Kiss.png

Justificar ese beso me va a costar, porque no estaba muy de acuerdo con él, pero ahí va. Estuve un rato pensando en si debía hacerlo o no y, bueno, digamos que el juego me dio la respuesta. Si no tomas ninguna decisión en ese momento, por defecto se acaba seleccionando la opción del beso. No tenía ganas de besar al listillo de Matt, y más después de haber intentado sobar el culo de Jodie, pero también estuve pensando en si eso era justo para ella. No es el mejor tío del mundo, más bien todo lo contrario, tal y como se muestra después; pero ella ignora cómo funcionan ese tipo de relaciones y, hasta ese punto, hay que decir que el chico había parecido simpático. Era el único que se había sentado a su lado, el único que había preguntado por ella, por sus aficiones… En resumen: el único que había mostrado un interés por la chica. Ella puede pensar que quizás eso del baile agarrado ocurre en estas ocasiones, que quizás el primer beso puede ser con alguien que has conocido en una fiesta de cumpleaños y surja de ahí una bonita amistad y algo más. Una Jodie inocente, tal y como es ella en ese momento, podría pensar eso, creo… Además, estoy seguro de que es una romántica empedernida, viviendo siempre encerrada en la base leyendo libros. A sus 14 años debe sentir curiosidad por saber si el amor es real y si es cierto eso de que surge de forma espontánea. Así que al final me pareció “aceptable” darle el beso.

Ahora bien (y esto es un punto aparte), lo que sí creo en verdad es que Jodie hubiera esperado un momento más especial para su primer beso. No hubiera sido con el primer tío que encontrase y se hubiera esperado a conocer al chico mucho mejor. Forjaría primero una buena amistad y, con el paso del tiempo, descubriría aspectos de ese chico que lo harían único y que reflejarían parte de su bondad. Eso, poco a poco, la enamoraría. Pero el juego no da todo ese tiempo y yo tampoco quería privarla de esa experiencia para llegar después al payaso de Ryan sin haber besado nunca a un chico. Desde luego, Ryan tampoco se merecía ser el primero.

A continuación viene la escena de los regalos. Cuando la cumpleañera ve el de Jodie se siente estafada. No solo deja patente su incultura al despreciar una colección de poemas de un autor de renombre, sino que además le da por manifestar toda su estupidez humana. Estupidez a la que se suma el resto del grupo (y a cual peor). Queda en evidencia el hecho de que nadie la quería ahí. Quizás Matt, si conseguía llevársela a la cama, pero no siendo ese el caso se une al acoso en primera línea. Jodie es declarada “bruja” y como tal debe ser maltratada y encerrada, lo cual también dice mucho de estos impresentables.

3- Encerrada.png

Y aun así, posiblemente sea una situación que todos hemos vivido, en mayor o menor similitud. La adolescencia puede llegar a ser muy cruel…

Decidí no vengarme porque Jodie está muy por encima de ellos (y me gusta pensar que ella es bien consciente de eso). Su cara de incredulidad al salir de la casa lo dice todo. El tipo de vida de esos críos, sus aficiones, su vulgaridad, su ignorancia, su estupidez y su abundancia atragantada le quedan muy lejos. Ya son suficientemente desgraciados; dedicarles más tiempo hubiera sido un privilegio que ninguno de ellos se merece.

Si yo hubiera estado ahí hubiera sido afortunado de verte con ese vestido, a pesar de lo horrible que te parecía llevarlo. Conservaría para siempre en mi memoria la imagen de la primera vez que te hubiera visto. Siempre serías tú y ese vestido azul. Recordaría la gema cerúlea de tu colgante y la ligereza de las pulseras que tan grácilmente colgaban de tu muñeca. Hubiera jugado a deducir tu color favorito, solo por tus prendas, por tus elecciones, por aquellos patrones básicos que considerases adecuados para definirte, para ser dignos de formar parte de ti. Y vería en ellos tus anhelos y tu inspiración; un reflejo lejano de tu alma, una chispa nacida del fuego que caería en mis manos, regalándome un atisbo de tu brillante mundo y atándome a su belleza hasta el fin de mis días. Así te amaría, Jodie, con tu primera mirada, con el calor de tu primer aliento a mi lado…

Perdón por el inciso. Sigamos.

Finalmente voy a comentar, como dije antes, la actitud de Nathan. No entraré a fondo todavía con estos detalles, pero me gustaría que tuviéramos en cuenta lo siguiente. Aquí Nathan ya ha perdido a su mujer y a su hija. El jugador todavía no lo sabe en este punto, pero la tragedia ocurrió cuando Jodie todavía era niña. Esta información no se da hasta mucho más adelante, incluso en el nuevo orden remezclado. Esto es así porque, desde mi punto de vista, es una información que se incluyó a posteriori durante el desarrollo del videojuego. Funciona como flashback llegado el momento, pero esa decisión de última hora genera comportamientos incoherentes con los personajes, como ocurre, por ejemplo, con el Nathan de este capítulo.

4- Diviértete
¡Soy un hombre feliz y radiante! 😀 (Y el marrón es mi color favorito)

Quizás el hombre está haciendo un sobre esfuerzo para mostrarse siempre alegre delante de los demás, quién sabe… La cuestión es que se le ve bastante contentillo para haber perdido a su mujer e hija pocos años atrás. Puede que ya lo haya superado o tenga momentos mejores que otros. Hasta aquí no nos quejamos. Sin embargo, esa tragedia es el detonante que lo llevará a enloquecer años después, al final de la historia. ¿No sería, por lo tanto, más adecuado mostrarlo desde ese momento en adelante como un hombre atormentado? ¿Y que, incluso en sus mejores momentos, asomara siempre una sombra de tristeza ahí donde fuera, marcado invariablemente por el dolor de su pérdida? ¿No desearía que hubiera sido Laura, en lugar de Jodie, la que hubiera sido llevada en ese coche hasta la fiesta de cumpleaños? Solo necesitábamos una mirada perdida en el vacío, nada más… De haber sido así, de haber ido encontrándonos un Nathan mucho más marcado por su dolor, posiblemente hubiéramos conectado de forma más natural con su actitud final y comprenderíamos mejor ese camino en descenso que lo acaba engullendo por completo.

¿Por qué no se hizo así? Mi deducción es porque ni el mismo Cage consideró al principio darle ese papel a Nathan. O bien tenían un clímax distinto para la historia o bien se trataba de otro personaje el que lo llevaría a cabo. Creo que en algún momento le asignaron a Nathan un papel que no le correspondía y, por ese motivo, encontramos que este personaje está trabajado en dos direcciones distintas sin que exista una cohesión plausible entre ellas. Lo iremos viendo con más claridad más adelante.

Capítulo 8: Como otras chicas

“Solo quería salir un rato… sentirme normal, para variar…”

Aquí, dependiendo de si te has vengado o no de los críos de la fiesta del capítulo anterior, Jodie se mostrará con un aspecto u otro. En mi primera partida no me vengué y todo bien, pero en la segunda sí lo hice y me encontré aquí con una Jodie transformada en una adolescente chungo-punk que me hizo saltar del asiento…

1- Jodie Punk
Oh… Hello!

En este capítulo es como si hubieran cogido a un Jodie de otra línea temporal en la que tiene una vida normal, tiene amigos, sale de fiesta… y, de repente, la encierran. No niego que en el apogeo de su adolescencia algo de rebeldía tendrá, pero en este capítulo la chica adolece de una frustración que no se corresponde con el personaje que estaban creando. ¿Por qué debería tener ella una necesidad tan grande de salir y divertirse si nunca ha salido a divertirse? Seguro que tendrá sus formas de pasar el tiempo, de sentirse más libre, pero todas esas formas estarían sujetas a los intereses de la investigación y estarían (o deberían estarlo) controladas para no generar en la niña una serie de necesidades contrarias a las del proyecto. Tal y como vemos a Jodie aquí, es como si habitualmente saliera de fiesta los fines de semana o tuviera un conocimiento muy cercano e influyente de que los jóvenes hacen eso. No creo que eso fuera algo que ella pudiera llegar a hacer de la forma en la que este capítulo lo plantea. Además, es un sujeto demasiado importante, debería salir con escolta, con alguien que siempre la vigilara. ¿Por qué complicarse tanto si, habiéndola tenido desde pequeña, puedes, simplemente, no darle a conocer esa parte de la vida de muchos jóvenes?

Lo que sospecho que ocurrió es que Cage quiso hacernos partícipes de esa frustración que he mencionado antes. Y, claro, ¿cómo íbamos a identificarnos con ella si la enmarcamos en un entorno irreconocible? “¡Es una adolescente como yo!” Pensarán algunos. “¡Tiene todo el derecho a salir de fiesta, bailar, reír con los amigos y emborracharse como todo niño sano hace una vez a la semana!” Pues bien, amigo, ahí es donde está el error: ella no es una adolescente como tú (afortunadamente).

2- Sentirme normal.png

Pero esa no es la única incoherencia. Como vimos en el capítulo anterior, Jodie afirma tener un tutor personal que le da clases y, por ese motivo (y otros varios), apenas tiene vida social. Hasta aquí bien, este planteamiento tiene sentido con lo que se nos está contando. Pero resulta que ahora tiene unos “amigos” que la esperan en un bar. Amigos que no sabemos de dónde salen, no sabemos por qué nunca acuden al bar y nunca sabremos qué fue de ellos. La respuesta a esta incógnita es bien sencilla: esos amigos nunca existieron en el guion y, si en algún momento se tuvieron en cuenta, formaron parte de una idea desechada.

Cage quiere mostrarnos, una vez más, la frustración de Jodie al intentar encajar en el mundo normal, pero ni siquiera nos prepara el terreno para ello; solo nos da una pista con el capítulo de la fiesta (pista que precisamente apunta en la dirección contraria, pues no parece que la chica se quede con ganas de socializar mucho más). Y ahora nos pide que imaginemos que tiene amigas, que va a clase como una estudiante más, que tiene intereses más allá del DPA y que puede, con toda la razón y justificación del mundo, rebelarse contra Nathan para salir de fiesta un sábado por la noche…

3- Sábado noche.png

Son cosas que no funcionan. Entiendo por qué están ahí y entiendo por qué Cage quería mostrar ese contraste, pero no están respetando la coherencia de una trama que, además, merece el doble de atención en estos detalles al llegarnos de forma fragmentada. No es de recibo dejar al jugador la responsabilidad de llenar con su imaginación los huecos del guion para encontrar en ese ejercicio la justificación de la que depende la verosimilitud del mismo. Es correcto cuando esa estrategia se usa para estimular la imaginación y nos lleva a deducir aspectos que todavía están ocultos y que, tarde o temprano, acabaremos descubriendo; pero no es correcto cuando se usa para justificar algo que no se supo introducir adecuadamente y que no volverá a ser revisado ni recibirá respuesta alguna a lo largo de la historia.

Y, aun así, este es un mal menor comparado con lo que vendrá después. Al fin y al cabo, lo que falla aquí es la metodología a la hora de transmitir la idea de que Jodie no encaja socialmente. Es algo que forma parte de ella y hubiera sido interesante adentrarse en esta cuestión de haber estado mejor elaborada, pero tendremos que conformarnos con estas toscas pinceladas.

Finalmente llegamos a la escena del bar. Aquí pueden ocurrir dos cosas: Nada u otra torpeza. En realidad las dos son torpezas, porque si no ocurre nada tampoco tiene mucho sentido este capítulo. La compensación a esto fue darle a Jodie la posibilidad de acostarse con Ryan en el capítulo 13. Como podéis ver, esa opción también dista mucho de ser la más acertada… En resumen, uno de los capítulos más flojos del juego. Personalmente, escogí salir del bar porque es la opción más coherente. Si el jugador decide jugar al billar, entonces uno de los dos personajes de la barra se acerca a Jodie y eso acaba con un acoso del que Aiden tendrá que ocuparse. Todo muy forzado, gratuito y muy innecesario, en mi opinión.

Dato curioso: Quedaos bien con la cara del vigilante de seguridad del DPA. Volveremos a verle a él, o a su gemelo…

Capítulo 9: El condensador

“He estado viviendo con una entidad de la que no sé nada desde el día en que nací.”

Y llegamos al primer capítulo considerado malo de verdad. No es que el anterior no lo fuera, pero al menos pasaba por anecdótico. Lo grave del capítulo 9 es que introduce la cuestión de los condensadores, que es la vía que decidió tomarse para desviar la atención de lo que realmente importaba de este trabajo (posiblemente por ser incapaces de resolverlo con la grandeza y laboriosidad que requería) y llevarlo a un final de ciencia ficción mediocre y decepcionante. Pero vayamos por partes, que esto solo es el principio…

Nathan despierta a Jodie en medio de la noche y se la lleva en coche hasta un laboratorio del DPA en el que, según cuenta, los científicos del departamento han construido un condensador que ha abierto un portal al Inframundo, el mundo de Aiden. La excusa que nos ponen para recurrir a Jodie es que sospechan que ella es la única que puede hacer frente a las entidades que se han escapado del portal. Bueno, eso no es del todo falso: sabemos, desde el capítulo 5, que Aiden puede acabar con esas entidades. Es de suponer que, 9 años después (aquí Jodie ya tiene los 17), se habrá especializado mucho más en el arte de volatilizar esas indeseables visitas nocturnas. Por lo tanto, aunque algo temerario e irresponsable enviar a una chica sola a salvarlos a todos (y más teniendo en cuenta su valor científico), podemos decir que está relativamente justificado que cuenten con ella.

1- Solo dilo
Claro, me despiertas en medio de la noche, me llevas hasta aquí, me sueltas todo el rollo, pero ahora si quiero nos volvemos…

Es evidente que el asunto no convence demasiado a Jodie, pero dado que Nathan y su equipo han sido incapaces de darle una respuesta sobre su caso, aprovechará esta ocasión para averiguar más sobre ella misma y Aiden. Lástima que Cage no siguiera su ejemplo y pierda, una vez más, la oportunidad de mostrarnos algo digno de ese mundo sobrenatural; de ese misterio que constantemente se nos pone por delante, colgando cual zanahoria ante una mula de carga, y del que nunca llegaremos a recibir una respuesta del todo satisfactoria.

A partir de aquí se suceden una serie de escenas pésimas en las que Jodie avanza hasta la zona más profunda del edificio, donde se encuentra el condensador. Esta sección está repleta de sustos baratos y entidades que poseen a muertos y vivos por igual y se ponen a insultar a la chica como si fueran estudiantes salidos de un instituto del Bronx. En serio, ¿en qué estaban pensando? ¿De verdad es esta la calidad que nos va a llegar del otro mundo, como si se tratara del muñeco diabólico o la niña del exorcista? ¿A este nivel estamos?

2- Muere.png

El científico de la imagen se lleva la palma, por cierto. No solo las suelta claras cuando es poseído, sino que también se permite el lujo de filosofar cuando se encuentra a Jodie. Transcribo el diálogo porque no tiene desperdicio:

Jodie: Intente llegar al ascensor. Ahora ya funciona, seguro que puede salir.
Científico: ¿Tú no vienes? Pero esas cosas… van a matarte…
Jodie: No estoy sola.
Científico: Todos morimos solos.

Uno de los grandes este hombre. En fin, prosigamos…

Sabíamos que las entidades no eran amigables, siempre habían atacado a Jodie (no sabemos muy bien por qué), pero eso no las convertía aún en un pasaje del terror sacado de un parque de atracciones de bajo presupuesto. Las entidades podían haber tenido sus razones, sus necesidades… En un capítulo posterior veremos que se alimentan de la negatividad de las personas y, explorar en esa dirección, hubiera llevado la trama hacia cuestiones más psicológicas e interesantes. Podían, simplemente, verse atraídas por la luz, nutrirse de ella. Y Jodie podía, perfectamente, ser un foco de luz para ellas, mucho más intenso que el resto de los humanos, ya sea por sus poderes psíquicos o por un don natural más elevado que estuviera detrás de ellos.

Por desgracia, este es un punto de no retorno en cuanto a esta cuestión. Las entidades malignas se han mostrado así y eso ya no va a cambiar. No habrá comunicación con ellas, no habrá ningún mensaje a extraer y no aportarán más que ser un obstáculo plano para nuestra protagonista. Creo que no hubo, en ningún momento, la intención de contar nada aquí. Y es una pena, ciertamente…

3- Condensador
Dark Entities Rave Party

En la parte final, cuando se destruye el condensador, podemos ver que las entidades empiezan a ser absorbidas hacia el interior del portal. Cuando este explota, Jodie se incorpora y empieza a gritar el nombre de Aiden. La entidad no le responde y podemos pensar que también ha sido absorbido por el portal (esta es una de las teorías de la separación en Sol Negro, como ya analizaremos llegado el momento). Lo importante aquí es que esta escena sí es buena, porque, por unos instantes, nos muestra la desesperación de Jodie ante la idea de vivir sin Aiden. Se ve en su rostro, y en su último grito, el pánico que siente cuando se le presenta esa realidad. Siempre la había deseado, poder tener una vida que fuera solo de su propiedad, alejarse al fin de ese ojo omnipresente que la sigue ahí donde va. Y, sin embargo, en el primer segundo en que advierte la ausencia de Aiden, entra en pánico. Hasta ese momento no había experimentado la sensación de estar “sola” en el mundo y, al descubrir esa realidad, se le antoja aterradora y profundamente desoladora. Creo que los jugadores no fueron muy conscientes aquí de lo fundamental y reveladora que resulta esta idea, que es uno de los tesoros más valiosos que pueden extraerse de este juego: la soledad como cualidad intrínseca del ser humano.

4- Perdido.png

Cuando sale del edificio, Nathan acude a ella muy preocupado, lamentando haberla enviado ahí y declarándose culpable de lo ocurrido. Jodie le pide que no permita que se construya otro condensador, porque si lo hacen “no quedará nada”. Sin embargo, a pesar de esta advertencia, Nathan seguirá investigando el asunto y, no solo permitirá que construyan otro condensador mucho más avanzado, sino que además será el principal implicado. No deja de sorprender cómo, llegados a ese capítulo, Jodie se queda indiferente ante la noticia de un nuevo condensador y de su responsable, pero a esas alturas ya estaremos de vuelta de muchas cosas.

En cuanto a Nathan, su actitud en este capítulo es algo sospechosa. Le pide a Jodie que acuda en su ayuda pero, al mismo tiempo, le dice que si no quiere hacerlo que se retire. Sufre por ella y se culpa por haberla puesto en esa situación, pero después bien que se mete a hacer otro condensador. ¿El sufrimiento hacia ella es genuino? Debería serlo, pero la actitud que acaba tomando Nathan en general parece más bien la de alguien que esté usando a Jodie, en lugar de amarla de verdad. Supongo que todas estas incongruencias son fruto del tinglado que se montaron con él al final de la historia.

Por último, decir que este capítulo es clave por ser el que acabará llevando toda la trama hacia la cuestión de los condensadores. Tema secundario, en mi opinión, pero que hacen de él el motivo por el que los poderes de Jodie resultan útiles y le da sentido a su peculiaridad. El problema es que este asunto no está llevado de forma sólida y es difícil encontrar en él una razón de ser más allá de la de servir como excusa para rellenar carencias del guion que no supieron elaborar con cuestiones más trascendentales. Si Jodie hubiera tenido algún tipo de comunicación con el otro lado, si hubiera podido, de algún modo, aprender algo de esa dimensión o extraer de ella algún mensaje enriquecedor para la humanidad… Ahí sí estaríamos hablando con palabras mayores. Por desgracia, en su lugar nos hemos encontrado con las típicas fuerzas malignas con las que se han escrito la mayor parte de historietas paranormales.

Pero no desesperemos, a pesar del bajón que da aquí el juego, aún quedan algunas joyitas que merecen toda nuestra atención. Beyond es un juego de luces y sombras, donde las sombras son muy densas y las luces, aunque pequeñas, muy intensas y brillantes.

— FIN DE LA PARTE 2 —

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s