BEYOND: Two Souls [Parte 3]

Beyond Logo

Capítulo 10: Separación

“Siempre estaré a tu lado.”

Este es otro capítulo que se siente mejor en el orden original. Empieza en lo que, aparentemente, es un experimento rutinario en el que Jodie debe captar información de unos objetos mediante psicoscopía. Dos de los tres objetos son de relleno: una fotografía de no se sabe quién y una moneda. El tercer objeto es una caja de música. Al tocarla, Jodie ve la escena en la que Nathan regaló dicho objeto a su hija Laura, hace años. Si os fijáis, aunque en blanco y negro, Laura siempre va vestida igual y parece tener siempre la misma edad. Además, el escenario es el del despacho de Dawkins. Todo esto indica ciertas prisas por hacer estas escenas…

Aquí parece que intentan acercarnos al drama personal de Nathan, pero no funciona porque el hombre solo cambia radicalmente al final, cuando debería haberlo hecho ya mucho antes. Esto sugiere, una vez más, que posiblemente tuvieran en mente otro responsable para el Sol Negro, pero al final decidieran crear este plot-twist con Nathan y tuvieran que correr a incorporar escenas como la que introduce este capítulo. Esto está muy lejos de justificar los actos finales del profesor, pero al menos se ve una intención. Posiblemente en Quantic Dream eran bien conscientes de que este era uno de los puntos más flacos de la historia y parece como si quisieran disimularlo de algún modo.

1- Jodie Page
Debo decir que en este capítulo el parecido de Jodie con Ellen Page es sorprendente.

En este capítulo conocemos a Ryan. Difícilmente nos puede llegar a caer bien, ¿verdad? Y, aún así, el juego se empeña en liarnos con él, incluso después de habernos mentido (como se verá más adelante). Aquí Ryan es frío, tajante, borde e insensible con Jodie. No la conoce de nada, pero no importa; él solo se limita a cumplir órdenes. OK. Quizás esa es la forma de tratar a las personas, para endurecerlas y hacer de ellas bonitos soldados… En cualquier caso, el juego nos lo pone muy difícil al principio para que lleguemos a simpatizar con él y bien sabemos que no hay segundas oportunidades para una primera impresión. Sin embargo, nos veremos envueltos, nuevamente, en un ejercicio de imaginación para asimilar el hecho de que Jodie acabe enamorada de él porque sí, sin justificación alguna.

En la escena en la que ella va a su habitación y recoge sus cosas puedes decidir qué llevarte contigo. Sentimentalero como soy, me hice con todo; incluso con el dibujo que realizó Jodie el día en el que ella y Nathan se conocieron. No obstante, la fotografía de los padres adoptivos de Jodie tiene una interacción distinta de los demás objetos: puedes llevártela contigo o romperla. El recuerdo de Philip no es agradable, y estaría mejor en el cajón del olvido, sin embargo, al final decidí quedarme con la foto porque mi Jodie no es rencorosa. A pesar de que su madre no la defendiera al final, Jodie es capaz de apreciar su amor más allá de su debilidad. Ese reconocimiento, esa comprensión de la situación de su madre y también el amor hacia ella, hacen que Jodie no rompa esa fotografía. Hacerlo solo hubiera dado la victoria a Philip y, en esa casa, aunque fuera con miedo, también hubo amor.

2- Foto.png

Jodie’s Suite se activa cuando ella sale de la habitación. Es la despedida. La segunda despedida. Los que se suponen que deben protegerla y estar a su lado pase lo que pase, vuelven a fallarle. Cole no puede decir ni hacer nada. Es quizás quien más la aprecia, pero quien menos puede hacer por ella. Nathan, posiblemente indefenso ante las demandas de la CIA, solo se limita a rogárselo de la mejor manera que sabe: “Hazlo por mí”. Es su frase favorita, en serio.

Con el juego visualizado varias veces, una segunda lagrimita se me escapó en esta parte, habiendo conectado ya por completo con la historia de Jodie y conociéndola de principio a fin. Una chica inocente vuelve a ser víctima de la insensibilidad y del utilitarismo militante del ser humano. Ya no quedan nombres, solo números.

Capítulo 11: Bienvenida a la CIA

“Empezarás a entrenar a las 5 de la mañana. Sé puntual.”

Aunque en el orden remezclado este capítulo llegue un poco más tarde, sigue cumpliendo con su función de tutorial del juego en cuanto a los combates y coberturas. A pesar de que estas acciones las usaremos de vez en cuando a lo largo del juego, no acaban siendo muy variadas y, aprendida una, aprendidas todas. A parte, decir que si juegas en modo fácil el juego te señala con una flecha la dirección en la que hay que mover el stick derecho para esquivar/golpear, mientras que si juegas en difícil esa dirección debes intuirla en base a los movimientos de Jodie. La idea es buena y consigue que la experiencia se vuelva más cinematográfica, no obstante, debo decir que en algunos puntos en concreto no quedaba muy claro el movimiento a realizar.

1- Kick.png

Aquí nos encontramos con un problema bastante grave y que no tiene que ver solamente con el juego en sí, sino también con la cultura y los valores asociados al entretenimiento que tiene nuestra sociedad moderna. Los creadores de Beyond sabían perfectamente que tenían que incorporar algo de acción dentro del juego o sería un desastre en ventas. Solo hay que ver el tráiler original cuando se lanzó. Hay escenas de persecución, de combate, de supervivencia… y todas ellas envueltas en un halo de misterio en relación a una chica con un poder sobrenatural. Como trailer funciona genial, ciertamente, pero cuando lo catamos en su forma definitiva el efecto queda diluido tras una capa de intenciones comerciales. Había que meterle chicha al juego, aunque fuéramos vegetarianos y la chicha nos importara un comino.

Yo me imagino a Cage con su súper historia y decir: “Bueno, ahora a toda esta trama que está genial hay que meterle 20 escenas de disparos y explosiones o nadie va a interesarse por lo que estamos contando.” Y sí, tenemos escenas de acción, pero, ya sea por una incapacidad del estudio o por tener que ceñirse a unas pautas comerciales inquebrantables, esas escenas nos dan bastante igual. Precisamente porque lo que nos importa (o debería importarnos) no tiene que ver con ellas. Y es de esta forma como Beyond, teniendo un potencial tremendo para contar una historia memorable, se nos pierde a la hora de dedicar recursos narrativos a un aspecto que debería quedar relegado a la anécdota. Entiendo que un Triple A no pueda arriesgar tanto y la inversión millonaria debe asegurar ventas sí o sí, pero esto acaba mancillando una experiencia que, de no ser así, se habría sentido más cercana. Hubiera vendido menos, pero sería mejor.

Una cosa que sí me gustó de este capítulo es la función del pelo de Jodie como elipsis. Nada más llegar se lo corta y, si nos fijamos, a medida que se suceden las escenas vemos cómo le va creciendo otra vez, mostrando así el paso del tiempo hasta completar los años de formación en Camp Peary. Y otra cosa muy buena, no solo de este capítulo sino de todo el juego en general, son las coreografías de combate. Aún sin tener ni idea de lucha, se puede ver claramente la instrucción que hay detrás de cada golpe y lo bien representado que está dentro del juego. Sería interesante conocer la opinión de alguien versado en estas disciplinas.

2- Fight.png

El último punto a comentar de este capítulo se lo lleva nuestro querido amigo Ryan. Aquí nos dan una de cal y una de arena. Me explico: partamos de la base de que Ryan nos cae mal (eso debería ser fácil). Pues bien, en una de las pruebas contra los instructores, al salir victoriosa del enfrentamiento, vemos a Jodie sonreír, buscando la mirada de Ryan. ¿Una pequeña pista de su buena relación? Muy apurado, lo veo; porque, para empezar, no queremos que se lleven bien. Y no lo queremos porque el juego nos ha dado motivos de sobras para que nos sintamos así. Por lo tanto, Jodie, no me vayas ahora sonriendo al papanatas este que, por si fuera poco, te mira por encima del hombro todo el rato.

3- Smile
¿Has visto qué bien lo he hecho, mi querido Ryan?

Por lo tanto, debo asumir que aquí pretenden que hagamos, nuevamente, un ejercicio de imaginación en el que concibamos que, en base a una supuesta idea de que, con el paso del tiempo, se han ido conociendo y, por algún motivo desconocido, han acabado mejorando su relación (uf, esta frase se lee tan mal como esta misma propuesta del juego). Después de hacer este ejercicio mental y ponerle muy buena intención, podemos llegar a entender que quizás ahora sí se lleven bien.

Pero no es mucho después cuando, una vez realizado este esfuerzo de imaginación, llegamos al final del capítulo y nos encontramos con una conversación entre ellos dos que deja patente su mala relación. Se ve de forma muy clara porque Ryan no parece muy contento de que ella haya logrado incorporarse a la Agencia (se va refunfuñando por lo bajo) y ella no reprime ningún comentario a la hora de cerrar su “bocaza”. Así que, ahora otra vez, volvemos a reforzar nuestra idea de que el tío nos cae mal. En fin, que vamos de un lado a otro con estos dos… Esto solo sirve para empobrecer la calidad de la historia y generar una impresión negativa sobre la misma. Bastante mal, la verdad. De hecho, innecesariamente mal.

Capítulo 12: La embajada

“¿Entonces quieres que actúe natural o les sonrío?”

Una cosa que me gustó de este capítulo es que realmente parece que estés llevando tacones al mover el joystick, porque el movimiento se siente distinto al habitual y es algo más torpe. ¡Buen punto!

Aquí podemos ver el uso que la CIA tenía reservado para Jodie. Sin duda, contar con alguien con este tipo de poderes da una ventaja tremenda sobre los rivales. El capítulo demuestra lo valiosa que puede llegar a ser, no solo de cara a los intereses de la CIA o de los Estados Unidos, sino directamente de todo el mundo.

Por un motivo que no llega a explicarse, Jodie sufre cuando Aiden se aleja demasiado. Tenemos que aceptar que ese hilo que los une, como si se tratara de un cordón físico real, los aprieta y estira cuanto más lejos están el uno del otro. Hay que aceptar esa premisa porque sí. El juego, evidentemente, no entra en cuestiones metafísicas (ni falta que hace) pero sí convierte ese espacio incierto en un lugar en el que arrojar, a veces, parte de los mecanismos mal resueltos de la trama. Aunque, en este caso, parece que la restricción existe más bien para limitar un aspecto jugable.

1- Alejas.png

Por lo tanto, a parte de que Jodie está ahí en contra de su voluntad, el uso que hacen de ella es algo despiadado, pues hay un sufrimiento inherente en sus acciones que, además, son de crucial importancia para el éxito de la misión. ¡Jodie debería ser la mejor pagada de toda la Agencia! Pero para ellos solo es una herramienta, un arma, que incluso puede matar a distancia….

En el vídeo he intentado captar un diálogo entre Ryan y el embajador que demuestra el poco tacto que el agente demuestra hacia su compañera, pero se mezcla con una conversación con Aiden y puede pasar desapercibido. Aunque sea justificable por su condición como agentes y se entiende que no pueden delatar a nadie ni dar información al ser capturados, no deja de ser otra muestra negativa más que nos llega de Ryan. Transcribo aquí el diálogo en cuestión:

Embajador: Esa chica… ¿no es algo peculiar para ser agente?
Ryan: Más de lo que piensas… No sé cómo va a enfocar el asunto, pero debería ser discreta. Si la cogen, la torturarán durante semanas, y yo no podré ayudarla. Conoce los riesgos…
Embajador: ¿Siempre eres tan frío e insensible, Ryan?
Ryan: En mi línea de trabajo es importante limitar la empatía…

Pues sí, ese es el hombre con el que vamos a acostarnos en el siguiente capítulo.

2- Escritura.png

Un detalle interesante es el de esta imagen. Si os fijáis, Jodie escribe en su bloc de notas de derecha a izquierda, lo cual significa que, obviamente, el documento que está viendo a través de Aiden está en árabe y ella lo transcribe al milímetro. Buen punto también.

Finalmente, comentar que este capítulo puede completarse de varias formas. Yo escogí la de poseer al jeque, pero también se puede gestionar toda la infiltración a través de Aiden, asegurándote de que antes despistas al vigilante de la sala de cámaras. Hay también una forma de fracasar en la misión: poseyendo a uno de los vigilantes del piso superior y haciéndolo caer desde el balcón…

Capítulo 13: La cena

“Yo soy la que toma las decisiones aquí, Aiden.”

En la cena siempre intenté que la cita acabara mal. Digamos que, por defecto, no estoy interesado en que Jodie se enamore de Ryan. El problema está en que el juego, por defecto también, hace que Jodie se enamore de él. Hay aquí una de las imposiciones más aplastantes del juego: la ruta que lleva a enamorarte de Ryan no es opcional. Esto me disgustó sobremanera. Sobre todo en mi primera partida cuando, a pesar de los capítulos anteriores, aún no me había quedado claro quién era el Ryan ese (no podía dar por sentado que se trataba de este personaje porque era demasiado evidente que él no podía ser, ¿no?). Imaginad la cara que se me quedó cuando, después de preparar toda la cena, veo entrar al papanatas este con una botella de vino. “¿Este es el Ryan del que Jodie está pillada? ¡Pero si es un imbécil y la trata fatal! Al final es cierto eso de que las chicas siempre se enamoran de quien las trata peor…”

1- Ryan me mola.png

Increíble también la parte en la que Jodie se desvive en piropos hacia Ryan, diciendo de él que “es un encanto, es inteligente, gracioso…” Gracias, Jodie, si no fuera por ti seguiríamos estancados en nuestro error de creer que es un idiota. Aquí vemos la importancia de las dos técnicas narrativas: decir y mostrar. Nada de lo que nos dice Jodie se nos ha mostrado, por eso acabamos en esta escena en la que la información nos llega a toda prisa y a través de un estrecho hueco temporal. No funciona.

A lo largo de todas mis partidas siempre intenté acabar mal este capítulo, excepto en la necesaria para desbloquear la ruta en que se acuestan y en la que nos ocupa en este análisis. ¿Por qué dejé al final grabada esta ruta si es la que menos me complace? Principalmente porque, aunque no me guste como preferencia personal, es la única opción que mantiene la coherencia con la historia. Historia que nos acaban de meter con un embudo, eso sí, pero la historia principal, al fin y al cabo. Haberme rebelado solo hubiera vuelto la trama más confusa y su gelatinosa consistencia se hubiera vuelto aun más inestable (a excepción de un gran punto a favor que comentaré al final).

No solo no me gusta cómo te obligan a aceptar esta premisa, sino que además tampoco me gusta el trato que hacen aquí con Aiden. Es decir, para darle fuerza al asunto, no se les ocurre otra cosa que mostrar aquí un Aiden celoso y posesivo, cuando hasta la fecha ha sido más bien protector y cuidadoso de Jodie. Para entorpecer la marcha de la cita tienes la opción de poner la casa patas arriba, como si fueras un fantasma furioso que no soporta que su chica se acerque a otro hombre… ¿Y por qué no escribir? Porque Aiden escribe, ¿sabéis? No cuando la situación lo requiere y casi nunca con las palabras adecuadas, pero sí; Aiden escribe. Es más, tenemos un maravilloso ejemplo de Aiden escribiendo en este capítulo y quedando como un imbécil. Aquí lo tenéis:

2- You have me.png

La cuestión es que el desenlace de esta cita depende del capítulo 8. Sí, ese ingenioso capítulo en el que Jodie se va a un bar a buscar unos amigos de los que nunca supimos nada. Si en esa escena Jodie fue acosada sexualmente por el hombre que juega al billar con ella, entonces no es posible que en este capítulo acabe acostándose con Ryan (lo intentará, pero el recuerdo de esa escena se lo impedirá). Ahora bien, si nunca tuvimos ningún problema en el capítulo 8, entonces Jodie sí tiene opciones de acostarse con Ryan. Hay que ver la movida para acostarse con este tío…

Se supone que Aiden le envía ese recuerdo a Jodie cuando ambos están discutiendo en el salón, para que la chica tome conciencia de que no es prudente fiarse de nadie. Ella, evidentemente, pasa de la advertencia de Aiden. Pero si esa escena en el bar nunca tuvo lugar, entonces Aiden no le envía ningún recuerdo a Jodie y, aparentemente, no hay nada grave por lo que impedir este encuentro (más allá de la estupidez innata de Ryan). Esto hace que el comportamiento de Aiden no tenga sentido y solo sirva para quedar mal  en un capítulo que ya es confuso de por sí.

3- Limbo.png

De los dos finales que se podían dar en base a mis opciones escogidas hasta el momento, el exitoso es el que vemos en el vídeo. Me gusta solo por la parte en la que Jodie se levanta, va al baño y le agradece a Aiden haberla dejado en paz. No estoy de acuerdo con lo ocurrido, pero sí en que es su decisión, en que hay que respetarla y en que solo le concierne a ella.

Sin embargo, el final que más me gusta de este capítulo es en el que se trunca la cita. No porque Jodie no haya podido acostarse con Ryan debido a los incidentes del capítulo 8, sino en el que Aiden, por su testarudez, consigue al final que Ryan se vaya de la casa. Jodie se queda sola en la mesa, con toda la cena preparada delante de ella y, mientras llora, suelta toda una retahíla de palabras de desprecio hacia Aiden para, finalmente, darse cuenta de que quizás es mejor así. Evidentemente, no me gusta ver a Jodie triste, pero esa escena es la que refleja mejor el drama de vivir dividida. De hecho, creo que es la escena que mejor muestra el conflicto de esta relación en todo el juego. Gracias a ella, uno se identifica mejor con su condición personal y el dolor y frustración que siente al vivir de ese modo se hacen más presentes en el jugador.

Dato curioso: Cuando Aiden la despista llamando al timbre de la puerta, Jodie sale al exterior y se queda encerrada fuera. Ahí ella, mediante algún tipo de fuerza psíquica, obliga a Aiden a abrir la puerta de nuevo. Esto implica que Jodie tiene poderes por sí misma y, si la situación lo requiere, es capaz de imponerle a Aiden su voluntad. Curioso porque durante el resto del capítulo no hace nada para que deje de incordiarla…

4- Gracias, Aiden
Gracias, Aiden…

Capítulo 14: La misión

“Algún día acabará todo esto… y podrás volver a ser un niño normal…”

Este es el capítulo que da la razón principal a todo el asunto de la CIA y demás: Jodie como soldado, como arma. ¿Podía haber ido la trama hacia otras cuestiones más profundas? ¿Hacia otros temas más humanos y menos militares? Seguro que sí, pero aun así, Cage logra introducir pinceladas de fondo a su manera. En este caso, a través de un niño y un final de capítulo algo abrupto, pero bien logrado.

1- Pez
Soy un pececito recién salido del agua.

Para empezar, toda la misión en sí es bastante inverosímil por el mero hecho de que Jodie tenga que hacerlo todo sola. Entiendo que hay una parte que solo puede hacer ella, pero no es necesario llegar a estos extremos. Están enviando a su mejor soldado, no solo único entre sus filas, sino en todo el mundo. Muy despreocupados los veo yo teniendo en cuenta las bajas probabilidades de su supervivencia. El problema es el juego: no querían mezclar estas escenas de acción con IAs aliadas con las que tuvieras que interactuar. Ir con un pelotón de soldados iba a ser un quebradero de cabeza, así que solucionaron el asunto enviando a Jodie sola y arreando. No es creíble.

Tampoco funciona para nada el desarrollo general de la misión. Vamos, es que directamente suceden cosas irracionales. Hay multitud de encuentros que Jodie supera de forma absurda y no me refiero a los que deja atrás usando sus poderes (esos aún son viables dentro del contexto de la historia). Es decir, querían meternos a Jodie en esta guerra, dejarnos catar un poco lo que significa eso pero sin complicarse demasiado. Ok, si me parece bien, pero intentad disimular un poco mejor porque en este capítulo se os ve el plumero constantemente.

2- Hola
A este tío le hablan en la cara, se pone las gafas, y sin responder le dejan pasar. Ok…

La parte de Salim funciona a medias, ya que está todo tan comprimido que sucede demasiado rápido. Este capítulo, al igual que veremos en “Sin techo” o en “Navajo”, son capítulos que bien podrían formar parte de una serie de sub-capítulos para explicar todo lo que ocurre en ellos de forma más desarrollada. Entiendo que el juego no pueda hacer eso, pero también tengo entendido que el maestro es capaz de transmitirlo aun cuando el tiempo es escaso (y que, de hecho, se consigue en “Sin techo”).

Con Salim ocurre lo que nos lleva ocurriendo con el juego desde el principio: debemos dar por sentadas cosas que no se nos cuentan en detalle (y no quiero decir con esto que quiera que nos las den masticadas). Se ve claramente que, a pesar de que no se comuniquen en el mismo idioma, logran establecer una conexión más allá de las palabras. Pero se siente un poco porque sí, porque le interesa al guion. Por eso, al final, cuando se despiden, nos da un poquito igual porque no hemos acabado de conectar del todo con el niño. Nosotros le hemos dado algo: le hemos curado la pierna. ¿Pero qué nos ha dado él? Nos ha guiado hasta la torre y punto. Su marcha nos resulta un tanto indiferente. Si lo hubiéramos visto llorar, si lo hubiéramos visto depender de Jodie de forma vital, haber sufrido sus penas y haber colaborado para disiparlas de un modo más trabajado y sincero, quizás la despedida nos hubiera llegado de la manera en que el juego pretende que nos llegue.

3- Bolito
Adiós, bolito de chocolate.

En la parte final de la misión, cuando se descubre que el cuerpo muerto es el del padre de Salim, el impacto hubiera sido más contundente de haber ido trabajando la relación con el niño a lo largo de la misión. De haber ido trabajándola arduamente, no simplemente siguiéndolo hasta la torre. Podríamos haberle dado algo de nosotros, algo que hubiera ayudado a ese niño en su presente y en su futuro, en momentos de vital importancia. De esta forma, construiríamos algo nuevo dentro de él, que lo ayudaría a madurar y a crecer como persona, solo para llegar a esta última escena y ver en sus ojos cómo nuestra obra se destruye en su interior al descubrirnos como los asesinos de su padre. Veríamos cómo esa bondad entregada se convertiría en odio y jamás volvería a brotar como la semilla de amor y compasión que fue plantada. Eso dolería más que el simple hecho de saber que matamos a su padre, porque eso destruiría el corazón del niño para siempre, de forma irremediable, por nuestra culpa.

De nuevo, en la parte final en la que Jodie debe escapar de la turba, nos encontramos con más rarezas del destino. Una puerta de madera que aguanta lo indecible, una masa de gente enfurecida que solo acierta uno de sus disparos, la aparición repentina de los helicópteros soltando a soldados para defenderla (¿no deberían haber estado ahí con ella desde el principio?), etc. Decir que cuando Jodie se intenta suicidar, si se presiona el gatillo, Aiden se lo impide; así que tampoco puedes acabar con Beyond en este capítulo, lo siento.

4- Pistola
Una escena intensa que hubiera funcionado mejor con una puerta blindada.

El final del capítulo, no obstante, sí está bien logrado. Se ve perfectamente la ira que siente Jodie al verse traicionada, al verse usada como una herramienta y al saberse la causante de decenas de muertes inocentes, de dejar a un niño huérfano y de prolongar el odio de un pueblo entero que estaba cerca de conseguir la paz. Sin embargo, eso no parece ser un problema para Ryan. Él lo tiene bien claro: ellos no son políticos, solo son agentes que cumplen órdenes; nada hubiera cambiado. Y ahí, querido Ryan, es donde se demuestra que no vales nada. Porque sí, eres un buen soldado, pero no eres un buen hombre. Esto es lo que Jodie no podrá perdonarte jamás. Buena suerte, amigo.

— FIN DE LA PARTE 3 —

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s