BEYOND: Two Souls [Parte 1]

Beyond Logo.png

“Te he querido y odiado durante años… pero tú eras parte de mí.”

Beyond: Two Souls se resume perfectamente en esa frase. A pesar del empeño de los creadores en introducir escenas de acción relativamente necesarias y cierto romanticismo estereotipado, nada puede alejarnos de la imborrable impresión que nos deja su personaje principal. Por momentos, Beyond parece que va sobre el más allá, de las almas que están y no están entre nosotros, de entidades malignas que deberían permanecer encerradas en su oscura dimensión y de cómo el ser humano puede, una vez más, acabar con todo ese equilibrio. Pero lo cierto es que Beyond solo va de dos cosas: Jodie y Aiden. Y, si me apuras, te diré que en realidad solo va de una: Jodie. Y, en ese sentido, la obra roza la excelencia.

El título juega constantemente con esa idea de la dualidad, de las dos almas, que podemos ver reflejada desde el inicio, en el mismo logo del juego: la palabra BEYOND partida por la mitad. Porque el juego va de mitades, de una historia fragmentada que nos narrará la vida de estas dos almas, de ese ser que son dos en uno. No obstante, a pesar de que Jodie es un regalo del cielo, al juego le fallan bastantes cosas, como veremos más adelante. En cuanto a ella, no puedo negar que mi extinguida admiración por Ellen Page resurgió temporalmente con Beyond, volviéndola a sentir tan cercana como Juno MacGuff me hizo sentir en su día, sino más. Creo que su actuación en este trabajo es sublime y los genios tras Quantic Dream han sabido captar y representar fielmente el talento de la actriz.

Al parecer, la cronología original dio quebraderos de cabeza a ciertos jugadores y, en las versiones posteriores del juego, se añadió una nueva línea “remezclada” donde se narraban los acontecimientos de forma cronológica (aunque conservando puntuales flashbacks necesarios). Personalmente, encuentro que la línea original tenía más miga, ya que te obligaba a ir encajando las piezas por ti mismo y llevaba mejor el ritmo de tensión entre capítulos. En la “remezclada”, por ejemplo, tienes toda la sesión de Jodie niña seguida. Eso te lleva directamente, desde el principio, a escenas que uno apreciaría mucho mejor tras haber observado a la Jodie del futuro antes. Aún así, por motivos prácticos, en el siguiente análisis seguiré el orden cronológico remezclado.

BEYOND: Two Souls

  • Completed: Obtener el trofeo de Platino.
  • Mastered: Completar el juego en modo avezado y registrar todas las rutas posibles en cada episodio.

Beyond me ha gustado más que Heavy Rain por dos razones: una simple y otra más compleja. La razón simple es porque, sencillamente, la temática de Beyond capta mejor mi interés. Heavy Rain tiene una buena historia, pero para mí es el típico thriller, con sus más y sus menos, que me suele aburrir. Hay un asesino, una víctima y un policía que investiga el caso. Ah, y Madison, que diría que no aporta nada relevante pero, oye, es la fémina del grupo y ahí está (lo siento, no puedo con Madison y su forma de gritar, al menos en español). Si bien la historia de Heavy Rain es bastante interesante, no olvidemos también la cantidad de baches por los que pasa…

Lo que sí tenía mejor en comparación con Beyond es la influencia del jugador sobre la trama, porque esta incluso continuaba aunque muriera uno de los personajes principales. Claro, en Heavy Rain teníamos a tres y aquí solo a uno. Si a esto le sumamos la cronología original de Beyond, nos damos cuenta de que las alteraciones por parte del jugador son mínimas, pues se está generando una historia con saltos temporales que no va a poder predecir qué decisiones tomarás en los futuros flashbacks. Por lo tanto, el camino marcado para seguir con el guion escrito pesa más que las decisiones tomadas por el jugador, que solo son relevantes cerca del final del juego. En Beyond, Jodie no puede morir y esto responde a la necesidad de Cage de contar su historia de esta forma, lo cual se consigue a costa de reducir la influencia de nuestras decisiones. Debemos tener en cuenta que Beyond se escribió antes que Heavy Rain (aunque saliera después) y es un juego mucho más de autor (y más arriesgado) de lo que lo es el segundo. A pesar de nuestra relativa influencia, aquí estamos para escuchar la historia de Jodie tal y como Cage la concibió.

A parte, la historia de Beyond me parece más madura que la de Heavy Rain. Quizás algunos entiendan por madura la cantidad de violencia o desnudos que podamos aceptar, pero nada más lejos de lo que me refiero. Con Heavy Rain, a pesar de no ser padre, uno comprende la idea de serlo y, automáticamente, tengas hijos o no, es fácil empatizar con Ethan Mars y su lucha por salvar a su hijo. Es fácil hacerlo porque responde a una idea universal: todos somos hijos de alguien y estamos aquí gracias a ellos. Haríamos cualquier cosa por nuestros hijos. Sin embargo, la propuesta de Jodie es más peculiar y, por lo tanto, no todo el mundo va a ser capaz de sumergirse en su condición. En Beyond, entre otros, encontramos el abandono y la soledad, sentimientos que generan vacíos en el corazón y que moldean profundamente el carácter y la actitud que una persona toma hacia la vida… Pienso que se requiere de cierta madurez para comprender esos sentimientos y llegar a empatizar con ellos si uno no los ha experimentado nunca.

Cierto es que Beyond, como propuesta de thriller psicológico, tampoco sorprende demasiado. De hecho, casi todas las ideas relacionadas con el mundo paranormal ya se habían visto antes: percibir las almas de los difuntos, hacer de médium para comunicarte con ellos, captar información mediante psicoscopía, entidades oscuras que flotan en otra dimensión esperando a tener acceso hacia nuestro mundo… Nada nuevo. Lo más original, quizás, sería precisamente aquello que únicamente puede obtenerse con este tipo de experiencia: ser al mismo tiempo el humano y el espíritu, aunque esto no es determinante para el buen hacer del guion. Así pues, como “película” de ciencia ficción, Beyond también flojea bastante, pero NO IMPORTA. Y no importa por la segunda razón que comentaba antes.

La segunda razón es Jodie. El personaje de Jodie es tan potente que se come con patatas el resto del trabajo. Tú sigues el guion y ves que algunas cosas no cuadran, que otras son arreglos con parches y que algunas salidas al conflicto son baratas y encima comerciales, pero todo eso lo ves de lejos, como una sombra diminuta que languidece detrás del intenso foco de luz brillante que es Jodie. Lo más parecido en Heavy Rain era Ethan Mars, pero en ese sentido él está muy lejos de ella… Beyond me sacó lágrimas que aún asoman al rememorarlo o al escuchar su banda sonora antes de acostarme. Jodie sigue aquí conmigo, en mi corazón, y eso solo lo consiguen las historias creadas con amor. La historia de Jodie es una de ellas.

Beyond_ Two Souls™_20190620204110.jpg

Voy a analizar el juego capítulo por capítulo, para poder mostrar qué cosas me parecen acertadas y cuáles no me han gustado. En la medida de lo posible, intentaré aportar una solución a los fallos del guion. Tengo en cuenta la gran dificultad que ya es de por sí crear una trama de 2.000 páginas y que todos sus elementos encajen. La tarea es titánica, pero se supone que esta es la especialidad de Quantic Dream, ¿no?

He grabado los vídeos de cada capítulo y los he jugado de forma que pueda mostrar el máximo de acontecimientos posibles, aunque a veces, por tiempo, no se puede hacer todo. También he intentado darle cierta naturalidad al gameplay, para que pueda visualizarse como si realmente se tratara de una película, para aquellos que disfrutan más viendo vídeos que jugando… Asimismo, las elecciones que voy tomando me impedirán mostrar otras escenas, pero he tratado de escoger las rutas con mayor carga dramática y que más pueden aportar al personaje de Jodie (y que no siempre son las opciones más violentas). En realidad, muchas de estas elecciones van en función de mis preferencias personales.

Sin más dilación, espero que disfrutéis de este viaje al Más Allá.

Beyond_ Two Souls™_20190621185854.jpg

Prólogo + Capítulo 1: Rota

“Nací con una extraña habilidad: la capacidad de ver lo que ningún ser humano ha podido ver en su vida.”

El prólogo empieza con una Jodie que es casi la del final, pero como el juego todavía no sabe si Jodie estará viva o muerta (eso será decisión nuestra llegado el momento), nos muestran al personaje ante un fondo abstracto. Si recordamos la escena de la cabaña (en el epílogo en caso de que Jodie viva), ahí ella menciona que pasó semanas escribiendo día y noche tratando de ordenar sus recuerdos y poner su historia por escrito. Creo que este prólogo es en realidad ese momento, dentro de su cabeza. Es su pensamiento antes de ponerse a escribir su historia. Por lo tanto, prólogo y epílogo comparten el mismo tiempo y el mismo lugar desde puntos de vista distintos.

En caso de que Jodie muera podríamos imaginar que es su alma la que decide llevar a cabo esa retrospectiva de su vida, sea eso posible o no…

En resumen, el prólogo funciona muy bien como inicio, ya que nos despierta el interés haciendo mención a esa “extraña habilidad” de la que pronto querremos saber más.

El capítulo 1, titulado Rota, es un inicio in media res, es decir, la historia empieza por la mitad de su desarrollo. Es otra técnica usada para captar el interés del espectador, para que nos preguntemos cómo se ha llegado a ese momento. De este modo se generan dos historias dentro de una misma: lo que pasó antes y lo que pasará después.

El agente de policía va haciendo preguntas a Jodie que sirven para enviarnos flashbacks relacionados con ellas: perseguida en el bosque, la imagen de Stan… Todo eso ayuda a la creación de la historia y aumenta nuestras expectativas de que nos encontramos ante algo grande. Donde el tema se pone interesante es cuando Jodie es preguntada por su cicatriz y Aiden estampa la taza de café contra la pared. No sabemos todavía nada de la entidad que acompaña a la protagonista y esa escena es la que llamará toda nuestra atención. A partir de ahí el suspense y la tensión no paran de aumentar, tanto por las advertencias de Nathan desde el coche, como por el momento en que entran en escena los SWAT.

1- Ya vienen.png

Al finalizar el capítulo, nos quedamos con la idea de que todavía no sabemos nada de Jodie y, lo poco que sabemos, es que ella sola es capaz de acabar con un equipo entero de SWAT. Nathan llega después y, al ver lo ocurrido en la comisaría, dice: “Jodie… ¿pero qué has hecho?”. Él la conoce, sabe de lo que es capaz y, en nuestra mente, queda la impresión de que la chica puede ser alguien terrible. La primera pregunta es “¿Por qué?” Queremos saber la historia de esta mujer para saber cómo llega a este momento y, lo más importante, ¿es buena o mala? Seguramente queremos que sea buena, ¿pero lo es?

Dato curioso: Si paráis la imagen justo cuando la taza se estampa contra la pared, uno de los papeles que hay colgados en el corcho pone WANTED FOR PRISON BREAK. La foto de la derecha corresponde al acosador del capítulo 8 “Como otras chicas”, de cuando Jodie se escapa del edificio del DPA para ir a un bar a encontrarse con unas supuestas amigas (unos 6 años antes de esta escena).

Capítulo 2: El experimento

No se acabará nunca.

A pesar de elegir el “nuevo orden remezclado”, este capítulo es un flashforward obligatorio que siempre te encuentras en este punto, ya que se usa como tutorial para aprender a manejar a Aiden en un simple experimento con cartas Zener y de movimiento de objetos.

Aquí conocemos a Jodie de niña, que como podéis ver es todo un bollito con patas. Un bollito triste, por eso… Este capítulo ocurre cronológicamente después de que los padres adoptivos de Jodie la abandonen. Evidentemente, la primera vez que jugamos ignoramos esa información, lo que dispara nuestras preguntas acerca de su estado anímico. Es fácil pensar que posiblemente ningún niño sería feliz en un campo de experimentos paranormales, pero Jodie carga un pesar que va más allá. Su silencio hasta encontrarse con Nathan es muy llamativo. Juega en silencio, escucha a Cole en silencio, la gente la saluda pero ella no responde. Claramente Jodie no es feliz, pero ignoramos hasta qué punto ha sido herida.

1- Jodie triste.png

Decidí dar una vuelta por la habitación antes de proseguir con la escena para mostrar algunos detalles, entre ellos sus vestidos de princesa o ese peluche que recuerda a Totoro de Ghibli:

Beyond_ Two Souls™_20190713132049.jpg

Beyond_ Two Souls™_20190713132107.jpg

Una vez en la sala de experimentos es el turno de aprender a manejar a Aiden. Antes, Cole le coloca un aparato que mide las ondas cerebrales y bromea con la idea de que es una corona de princesa. Jodie no participa de ese comentario, parece vivir en un estado en que las cosas ya no importan.

Durante el experimento decidí mostrar a Aiden sembrando el caos, porque creo que es lo que ocurriría. Algo en lo que flojea un pelín el juego es precisamente el uso de Aiden, que parece más bien una herramienta que un ser espiritual. Sí, de cara a un videojuego esa idea se presta a muchos usos, pero de cara al enfoque narrativo —que es lo que a Quantic Dream le importa—, pasa más desapercibido de lo que debería. Por este motivo, se nos olvida fácilmente que Aiden, en este capítulo, no es todavía un ser adulto y, por lo tanto, no comprende las normas del mundo humano. No tendría sentido que se comportara tal y como le piden que lo haga porque, no solo no está sometido a las restricciones físicas, sino que tampoco tienen un medio para manipularlo y someterlo. Es un espíritu, sí, pero tiene la misma edad de Jodie y crece y descubre el mundo junto a ella. Esta es la razón por la que he querido mostrar que él, como espíritu-niño, experimenta con sus poderes y empieza a establecer sus límites. Eso lo lleva a tirar todas las cosas e incluso a “probar” sus poderes con Kathleen, sin ser consciente de lo que podría significar llegar a matarla. Él también deberá aprender y madurar, algo que la historia nos irá mostrando poco a poco, a pesar de no hacerlo de la forma más óptima.

Capítulo 3: Mi amigo imaginario…

Me dijiste que los monstruos no existían…
Pero sí que existen, mami. Sí que existen.

Este capítulo sirve para dar contexto a la historia de Jodie cuando era pequeña junto a sus padres adoptivos. Será aquí cuando sepamos realmente que no son sus padres biológicos, algo que en el orden original no se sabía hasta el capítulo 8 y estiraba algo más la intriga sobre su origen. En general, esta cuestión de los padres adoptivos, creo que el juego no la lleva del todo bien. Nunca llegamos a ver la reacción de Jodie, una vez conoce la verdad y, simplemente, una vez el jugador se da por enterado, recibimos algún que otro comentario puntual en el que vemos que ella ya lo da por sabido (por no mencionar, evidentemente, el capítulo en el que Jodie se reencuentra con su madre biológica).

En este capítulo me gustaría destacar tres cosas: la relación madre-hija, la relación padre-hija y la relación Jodie-Aiden. Empecemos por la primera.

Beyond_ Two Souls™_20190713185846.jpg

Considero que el personaje de la madre está bien llevado. Como vemos en la visión de la caja de zapatos sobre el armario, la madre perdió a un bebé previamente (bebé del que no sabemos nada y que genera algo de confusión en ese momento). Así pues, y no necesariamente por ese motivo, vemos a la mujer muy implicada con su hija adoptiva. Está por ella, se preocupa por su bienestar y procura tratarla siempre con cariño y afecto, a pesar de los sucesos extraños que ocurren a su alrededor. Es una buena madre. Ahora bien —y aquí esta el punto interesante de este personaje—, es una madre débil. Tanto como se nos muestra en este capítulo como en los que vendrán a continuación, la mujer siempre permanece en silencio ante los mandatos de su marido. Esta actitud, que debería ser todo lo contrario, es la que acabará rompiendo la relación con su hija.

Esto nos lleva al padre. Se trata de un personaje bastante plano: solo le dieron el papel de ser borde. No es que necesite más, realmente. Es un hombre con miedo, que posiblemente no aceptó nunca a Jodie como a su verdadera hija y que, en algún momento, pensó que podría dar marcha atrás. Pues hay cosas que no se pueden deshacer, amigo; como parece que todavía tienes que aprender. Al menos esa lección la recibe Jodie pronto, lo que posiblemente la hará mucho más humana el día de mañana. ¡Gracias, padre!

Quiero destacar en concreto la escena en la que él sale a buscar a Jodie al patio, cuando los niños se meten con ella, y el hombre la trae de vuelta a casa a la fuerza, dándole un buen tirón en el brazo tras cerrar la puerta. Posiblemente todos vivimos algo así de niños, ¿lo recordáis? Cuando el peso de la autoridad nos caía encima, con toda su fuerza física y moral. Y aún así, cuán errados están los adultos y cuántas cicatrices dejan…

2- Padre.png

En cuanto a la parte Jodie-Aiden, vemos claramente cómo los dos son niños. Aiden, a pesar de su invisibilidad, también quiere participar en los juegos de Jodie. Si se trata de un espíritu encadenado a una condición humana incorpórea, no es de extrañar que también se aburra y necesite distraerse de vez en cuando. No hay que olvidar que sus movimientos están limitados y solo puede alejarse de ella hasta una cierta distancia. Por lo tanto, aquí Aiden queda bastante ninguneado, si se me permite la observación; pues posiblemente su experiencia en el mundo es muchísimo más restrictiva que la de la niña.

Por si fuera poco, Jodie culpa a Aiden de casi todo. Cuando ella se acerca al tocador de su madre, coge el pintalabios y se maquilla; pero cuando Aiden lo usa para empezar a escribir el nombre de Jodie en el espejo (encima es fan de ella), la niña enseguida le reprueba diciendo que “Mamá se enfadará si le tocamos sus cosas”. Sí, claro, pero tú fuiste la primera en tocarlas…

3- No, Aiden

La escena en el garaje, a pesar de ser un recurso muy usado, funciona bastante bien. Yo no sé vosotros, pero recuerdo ciertos lugares oscuros de pequeño a los que no me quería ni acercar. En la imaginación del niño, la oscuridad, las luces rojas e intermitentes de los electrodomésticos, el ruido de las cañerías y las formas medio reconocibles… adquieren un aire más lúgubre. Todos esos elementos contribuyen a engendrar un miedo infundado, pero muy comprensible a esa edad. Y en el caso de Jodie está más que justificado, pues ella tiene que lidiar con su imaginación y con los seres de otro mundo…

La despedida de este capítulo es una escena necesaria para la trama externa, es decir, lo que el guion tiene preparado para la protagonista principal para hacer que su peculiaridad tenga un sentido en el mundo que la rodea y la convierta en una pieza clave para el desarrollo de la historia (a pesar de que se le dé más énfasis del que debería, como ya veremos más adelante). Eso sí, el tema de “los monstruos” cuanto antes esté introducido mejor. Me recuerda a cierto cuento, con cierta princesa que vivía bajo tierra y era perseguida por sombras…

Dato curioso: Los dibujos que hay en el escritorio de Jodie y que ella dibuja recuerdan bastante al núcleo de un condensador, en concreto al Sol Negro. ¿Puede que fueran dibujos premonitorios?

Capítulo 4: La primera entrevista

Aiden no me obedece. No obedece a nadie.
Es como un león en una jaula. Estamos unidos, no se puede escapar.

Aquí conocemos a Nathan Dawkins, personaje llevado por Willem Dafoe, el otro gran actor de esta “película”. Hay muchas cosas a comentar sobre Nathan y la gran metedura de pata que hacen con él, pero lo iremos viendo poco a poco. Es un personaje que empieza muy bien, tal y como podemos ver en este capítulo. El personaje aquí estaba bien escrito y el actor logra transmitirnos perfectamente ese papel. La forma en la que se presenta a Jodie, cómo la trata, cómo le enfoca las cosas teniendo en cuenta, no solo lo delicado del asunto, sino también el hecho de que le está hablando a una niña.

1- Cara
La cara de circunstancias de Jodie al entrar al despacho es impagable.

Tomé la opción de cotillear un poco las cosas de Nathan porque la curiosidad es algo muy poderoso en los niños, a pesar de que sean tímidos. A veces hay una lucha en ellos, entre esa timidez y esa curiosidad, y no siempre vence la última. Jodie ya ha sufrido bastante en los pocos años que tiene, pero no quiero pensar que ha perdido el afán por explorar el mundo que la rodea. Por ese motivo la mostré cogiendo la bola de cristal con nieve, objeto que siempre llama la atención de los niños sobremanera, e hice ademán de cotillear los papeles de Nathan en la pared. A raíz de esto tenemos un comentario gracioso en el que el investigador se las da de guay con una mesa que se movió sola cinco milímetros. No te espera nada, colega…

Cuando Jodie coge la fotografía, Nathan comenta que su hija tiene más o menos su edad. Creo que ahí hay un pequeño desliz en el guion, provocado por el posterior atropello con este personaje. Sinceramente, la hija me parece más bien una adolescente, y aquí Jodie tenía unos 8 años. Además, tanto la mujer de Nathan como su hija van siempre igual, el juego usa siempre el mismo modelado, tanto en esa foto como en los capítulos finales. Todo parece indicar que hubo ciertas prisas a la hora de introducir este asunto en la historia. Lo veremos mucho más adelante.

Durante la entrevista, he escogido las respuestas que considero más acordes a la actitud de Jodie en ese momento: una niña que tiene miedo de contar su secreto pero que empieza a ver que necesita ayuda y ha de confiar en alguien. ¿Recordáis haber pasado por algo parecido? Ese momento en el que el mundo te está pidiendo que te abras y tú lo haces sin entender muy bien por qué ni qué consecuencias va a tener; cuando decides confiar en los adultos aún sabiendo que ellos tampoco tienen la solución…

Finalmente, el capítulo acaba con el suspense de “No, fueron los monstruos”, de los que todavía no sabemos nada. Al menos ahora sabemos que Aiden no es el culpable y que esos otros seres existen a parte de él. Veremos cómo sigue la cosa…

2- Monstruos.png

— FIN DE LA PARTE 1 —

2 comentarios sobre “BEYOND: Two Souls [Parte 1]

  1. Ha sido genial leer esa familiar forma de explicar. me dieron ganas de volver a jugar.¡ Voy a poner a cargar mis controles, porque lo tengo en Ps3!… El mio está en ingles. Aquí en latinoamericana casi siempre preferimos ver pelis y jugar con subtitulos. ¿No crees que eso aumenta el realismo? entre Heavy Rain, Beyond y Until Down…siempre preferí Beyond, porque podia jugar con la niñita.Yo tenia como 9 años cuando lo jugué.

    Le gusta a 1 persona

    1. Me alegro de que te haya gustado el análisis 🙂
      Yo lo he jugado en PS4, pero ya imagino que este juego en PS3 en su día debería haber sido un prodigio tecnológico xD

      Lo del realismo que me comentas es relativo, ¿no? De hecho, para mí no es real que la gente me hable en inglés por la calle, por lo tanto sería más real leer y escuchar en mi propio idioma. Pero en el fondo todo depende del doblaje. Si está bien me gusta disfrutarlo en ambos idiomas. Beyond lo he jugado entero tanto en español como en inglés y he disfrutado ambas versiones por igual. Pero, por ejemplo, el doblaje de Heavy Rain era peor y lo disfruté más en inglés que en español. Así que en el fondo todo depende de la calidad final del producto. Evidentemente, oír las voces de los actores originales siempre es un extra 😉

      Normalmente, entre Heavy Rain y Beyond, la gente suele quedarse con el primero, pero en mi caso prefiero Beyond por los motivos que he comentado en el análisis. Lo siento más “cercano” 🙂 En cuanto a Until Dawn, fue una gran decepción para mí, así que ni siquiera lo considero xD

      No sé yo si deberías haber jugado al Beyond con 9 añitos, ¿eh? 😛

      Gracias por pasarte aquí a comentar ^^

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s