Harvest Moon: Friends of Mineral Town

trucos-harvest-moon-mineral-town-600x366.jpg

Lo cierto es que no tenía intención de comentar este juego, pero después de dedicarle tantas horas casi se ha convertido en una segunda vida. Una vida diminuta y pequeña, como el tamaño de una GBA micro, pero una vida al fin y al cabo. Y es que no nos engañemos, todos sabemos que los juegos de gestión tienen el potencial para volverse infinitos. Este no es una excepción.

Hace años, en 2004 o 2005, una chica con la que salía por aquel entonces fue de viaje a Irlanda y, en lugar de traerme un souvenir, me trajo este juego de GBA. No fue casual, pues le había hablado de él y le había manifestado mi deseo de jugar al A Wonderful Life de Gamecube (algo que nunca llegó a suceder). Todavía no había probado ningún juego de la serie Harvest Moon, pero siempre me habían llamado la atención; sin embargo, como siempre ocurre en mi caso, pasarían varios años antes de que me pusiera con él. El primer contacto no fue muy fructífero, pues al ver la cantidad de cosas que se podían hacer me di cuenta de que, para jugarlo bien, debía dedicarle un tiempo que en ese momento no tenía. Así pues, lo jugué durante el primer mes del juego y después lo abandoné.

Pasaron varios años más, hasta llegar a 2018. Durante ese año me concentré en finiquitar la plataforma Game Boy Advance, ya que me quedaban poquitos y el COMPLETE total no parecía muy lejano. Con ese objetivo en mente, finalicé el Mario Golf Advance Tour, el Mario Power Tennis (sí, me dejé los dos Mario de deportes para el final; no lo hagáis nunca) y dejé solo 3 pendientes: este Harvest Moon y los dos Fire Emblem de GBA. Ninguno de los tres parecía rápido de completar, así que tras una larga inspiración decidí que había llegado el momento de ponerse en serio con mi granja.

Harvest Moon: Friends of Mineral Town

  • Completed: Cumplir con todos los requisitos para casarte con la Harvest Goddess.
  • Mastered: Obtener la Gem of Truth.

Al parecer, durante mi infancia, visité con mis padres una granja desconocida regentada por un señor algo mayor. No sabría decir cómo pero, aparentemente, le cambié la vida a ese hombre porque, al morir, me dejó como herencia su granja. ¿Y quién soy yo para rechazar su ofrenda?

Harvest Moon START.png

Mi vida como granjero

Al llegar, el alcalde de Mineral Town te da la bienvenida. Es un hombre regordete, vestido de rojo y que parece sacado de un circo… Al principio se sorprendió al verme. No le hizo mucha gracia encontrarse a un desconocido husmeando en un descampado repleto de rocas, troncos y hoyos (ya sabemos cómo son los de pueblo con la gente de fuera…), pero no tardó en percatarse de que yo era el heredero de ese yermo indeseable. La mirada le cambió y, tras un sonrisa y una palmadita en la espalda, me dejó solo ante el peligro.

Y de esta forma, el juego te arroja de lleno a sus entrañas. Como los juegos de antes, sin darte explicaciones, ni tutoriales, ni nada. Evidentemente, el juego tiene en un menú a parte una suerte de tutorial donde, si lo lees al principio, no te enteras de nada; pero ahí está…

Claro, yo pienso que el juego calcula que hagas todo lo que tienes que hacer en él durante los primeros 5 años o, al menos, haberte casado, ya que si no lo haces en ese tiempo tus compañeras acaban emparentadas con tus rivales. De esto hablaré más adelante… En cualquier caso, todo lo relativo a la gestión de la granja entiendo que está pensado para ir haciéndolo con calma y rellenar tareas a lo largo de los años que dura el juego. Por desgracia, esa no es para nada mi manera de jugar. Para mí, todo lo que pudiera hacerse en un día debía ser hecho y, no solo de la manera más rápida posible, si no también de la forma más eficaz posible. Y es con esta mentalidad que uno acaba estresado con un juego de vender verduras y cuidar animalitos. Estresado hasta el punto que, por momentos, me parecía más un juego de habilidad que de gestión. Si alguna semilla no caía en el agujero que debía caer, reiniciaba. Si un sprite se adelantaba y me arrebataba de las manos la cosecha que necesitaba, reiniciaba. Si una vaca no estaba contenta ese día, reiniciaba hasta que le salía el corazón… En fin, una odisea terrible que me ha hecho enloquecer en más de una ocasión. ¿Resultado? Al segundo año ya tenía prácticamente todo hecho. Después solo me esperaban unos tediosos años de repetir a diario las mismas tareas, una y otra vez, hasta llegar a una fecha concreta, conseguir lo que necesitaba y seguir con el mismo programa. Parecía más un robot que un granjero… En serio, no juguéis como yo a un Harvest Moon, tened un poco de amor por el juego (y por vosotros mismos).

La granja

Mi granja, llamada Phaaze, empezó con una pequeña casa y un desolado campo de cultivo. Los primeros días me dediqué a limpiarlo todo y a preparar el terreno para sembrar. Al principio estás muy limitado, debido a que apenas tienes huecos en el inventario y las herramientas están en su nivel mínimo. Por ejemplo, solo puedes abarcar una casilla con la regadera, lo cual te impide plantar demasiado junto, ya que si lo haces no llegas a regar las plantaciones del centro. Eso me molestó bastante, porque claramente estaba desaprovechando el terreno. Sin embargo, me fijé que los sprites (unos duendecillos con los que te haces “amigo” y te ayudan con las tareas de la granja) sí podían cruzar las plantaciones para regar en cualquier lugar del campo. Sabiendo eso, me encargué de convertirlos en unas despiadadas máquinas de regadío. Enseguida fui capaz de sembrar todo el campo por completo, dejando solo una vía de paso a medio camino y dos pequeñas zonas valladas y cubiertas de hierba. Esas zonas son para que los animales pudieran pastar al aire libre y yo pudiera vender después sus productos como 100% ecológicos. He aquí una imagen reconstruida de mi granja en pleno rendimiento en primavera:

Phaaze Farm
Sí, ya sé que es una imagen súper cutre formada por 4 pegotes… >_<

A pesar de tener todo el campo sembrado produciendo todo tipo de vegetales, hortalizas y frutas, no os penséis que la cantidad de dinero sube como la espuma; nada más lejos de la realidad. De hecho, uno de los requisitos más bestias del juego es llegar a 100 millones para que el leñador y carpintero del pueblo te construya una casa. Os aseguro que eso no se consigue ni tras 10 años dentro del juego, a no ser que seas un enfermo de la minería, lo cual no aconsejo para nada. Así pues, el dinero fue subiendo poco a poco y dejó de ser un problema a partir del segundo año, pero no me comprometí a llegar a los 100 millones porque aún tengo algo de respeto por mi salud mental. Este es el primero de los dos objetivos que no cumplí y que son necesarios para considerar el juego Mastered.

A parte de las cosechas, están los animales. Ciertamente, uno acaba sintiéndose mal, porque lo que en un principio son vacas, ovejas y gallinas, acaban convirtiéndose en simples números. Me recordó un poco a Pokémon… Sin duda, uno comprende muchas cosas de nuestra industria alimentaria a través de este juego… La cuestión es que amplié el establo y el corral al máximo para meter la mayor cantidad de animales dentro y empezar a sacar tajada de sus productos. Las vacas te dan leche, que la puedes convertir en queso; las ovejas dan lana con la que puedes fabricar hilo y las gallinas (que no sé por qué para mí todo eran pollos), te dan huevos con los que hacer mayonesa.

Para evitar la deshumanización absoluta hacia tus animales, el juego tiene el detalle de permitirte nombrar a cada criatura viviente que pasa a formar parte de tu granja. Gracias a eso, cada uno de ellos significó algo para mí y ahora los guardo en mi corazoncito. He aquí sus ingeniosos y elaborados nombres…

Chicken.png

Gallinas (pollos): Pollito, Boko, Beasto, Spooky, Panchi, Felippo, Pamfly, André, Goldplume, Romero, Enrico, Americo, Ricardo, Francisco, Emilio y Flauberto.

Los pollos solo duran 3 años, así que algunos de ellos empezaron a morir a mitad de mi partida. No me encapriché demasiado con ninguno, ya que una vez están en la granja no puedes saber cuál es cuál, mientras que con el resto de animales te sale el nombre cuando interactúas con ellos. Considero que eso es un error de diseño del juego, ya que si, por ejemplo, tengo todos los pollos fuera del corral y quiero coger uno en concreto para dejarlo dentro, pues no puedo saber cuál de ellos es…

Cow.png

Vacas: Paca, Martina, Valentina, Aurelia, Goldberry, Argentina, Hilda y Rosalina.

Las vacas son, posiblemente, mi animal favorito de la granja. Te generan un income diario, son gorditas, y mueven la boca graciosamente cuando pastan. Martina fue la primera en ganar el concurso a la mejor vaca del año y enseguida empezó a generar Platinum Milk. Estoy muy orgulloso de ella. Golberry, al igual que todos los animales cuyo nombre empieza por “Gold”, fue criada únicamente con la finalidad de obtener recursos golden. Eso significa que nunca vio la luz del sol, excepto el día que salió a ganar el festival. Ya os dije que al final todo son números…

Sheep

Ovejas: Filippa, Rogelia, Ermenegilda, Francisca, Goldbaal, Lorenza, Clotilda, Matilda, Brunilda, Ortensia, Manuela y Olivia.

Las ovejas, aunque sus productos son los que generan más dinero, son un poco rollo de mantener. Su lana solo se regenera cada siete días, por lo que te pasas la mayor parte del tiempo viéndolas “desnudas”. Una lástima, porque son mucho más graciosas cuando conservan la lana, pero oye, la pasta es la pasta. Goldbaal fue la primera en ganar el concurso de las ovejas y después la siguió Matilda. Lo de la imagen de al lado es lo más parecido que he encontrado a una oveja en Harvest Moon

Harvest_moon_64.png

Finalmente, en la granja también hay un perro, al que llamé Loi, y un caballo al que llamé Ganon, porque es una bestia parda que no tiene compasión alguna a la hora de machacar al resto de caballos. Gracias a él me forraba cada vez que había una competición. El perro es otra historia. Para subirlo de nivel tienes que llevarlo a la playa y jugar al frisbee con él tropocientas veces. Se trata de un mini-juego en el que una barra se va maximizando según el animal consigue alcanzar el disco antes de caer al suelo. Un tostonazo de actividad que encima tienes que soportar con una musiquita de los más irritante. Cuando ganas el concurso de frisbee por primera vez te dan una Power Berry, pero después el perro ya no sirve para mucho más.

Mineral Town

Town Map
Mapa de Mineral Town

El pueblo está emplazado en una ubicación de lo más idílica: mar al este y montañas al oeste. Tiene lagos, ríos, bosques y playa… lástima de su gente. Y no es que fueran malas personas, pero sus vidas siempre me importaron un comino y ninguna de las pretendientas acabó por convencerme del todo. El juego no te da la opción de responder a nada de lo que te dicen y es una pena, porque me quedé con ganas de soltarles algunas.

El tema es que el juego te deja ahí en la granja el primer día y el resto te apañas tú solito. Es decir, si te da por ser un autista total, ningún problema, puedes jugar a este juego sin hablar con nadie. Bueno, a veces recibes visitas puntuales, pero nada que no se pueda lidiar con dosis de buena hipocresía. De este modo, el juego no te hace muy participativo de lo que ocurre en general. Las chicas van teniendo eventos, tanto contigo como con tus rivales, pero a no ser que te conviertas en un acosador profesional, lo normal es que te pierdas la mayoría. Eso no me gustó demasiado, porque la granja exigía todo mi tiempo, y escaquearme de mis tareas para perder el tiempo persiguiendo a las chicas a ver qué hacen o con quién van mientras mis cosechas se quedaban sin recoger no era algo que quisiera hacer. Además, eran todas bastante pánfilas… Veamos de quién estoy hablando:

AnnFoMT.png

Ann: Ann trabaja en la posada junto con su padre. Es una encantadora chica pelirroja de ojos azules, aunque un pelín marimacho (o eso me pareció a mí). Además, es una especie de contenedor orgánico, porque cualquiera cosa que le daba la tía se lo zampaba sin problemas. Mis momentos más románticos con ella fueron contemplando el estanque de la diosa, pero todo terminó cuando el papanatas de Cliff empezó a trabajar en la viña y empezó a husmearla. Atareado como estaba con mi granja, perdí ahí uno de mis posibles fichajes. Y pensar que Cliff consiguió su trabajo gracias a mí…ElliFOMT.png

Elli: De Elli solo sé que era la enfermera y que sentía una extraña devoción hacia el doctor del hospital. Siempre pensé que había algo entre los dos, así que no me inmiscuí en sus asuntos. A veces le traía cosas nutritivas para comer, porque sé que ella lo apreciaba (no como otras), pero nunca intenté nada que fuera más allá de una bonita amistad. A decir verdad, flirteé más con su abuela que con ella… pero eso es otra historia.

KarenFOMT.png

Karen: Ah, Karen, rubia y ojos verdes… Pero no es oro todo lo que reluce. Karen fue algo estirada conmigo, mirándome siempre por encima del hombro, como si solo fuera un granjero de pacotilla viviendo en un pueblo de mala muerte… Aún así recuerdo ver los fuegos artificiales con ella cerca del mar, una inolvidable noche de verano. Sin duda, podría haberme enamorado de ella, pero descubrí una terrible verdad que no fui capaz de perdonarle… Y no fue el hecho de que todo cuanto intentara cocinar acabara arruinado, ni que, en el fondo, fuera algo borrachina. Nada de eso es comparable con el hecho de que, simplemente, fuera amiga de Rick. Y yo no me hablo con nadie que sea amigo de Rick.MaryFOMT.png

Mary: Una niñita insoportable que va de sabelotodo por trabajar en la biblioteca del pueblo pero que es más tontita que cualquiera de mis ovejas. Al principio intenté llevarme bien con ella, porque a la muy pedante se le escapó que estaba escribiendo una novela y pensé que, mira, a lo mejor la escritura no era lo único que teníamos en común. Pero, poco a poco, fui descubriendo que todo era un teatrillo para llamar la atención. Ah, amiga, pues en eso no voy a caer. Encima cuando le traía mis verduritas sanas me las devolvía con mala cara. Eso sí, llévale cualquier cosa bien azucarada o transgénica y ya verás cómo lo engulle la tía. Pues nada, ahí te quedas con Gray, que sin duda os merecéis el uno al otro.PopuriDS.png

Popuri: Popuri hubiera sido válida como pretendienta si no fuera porque es la hermana de Rick, y yo no iba a permitir que parte de la sangre de ese energúmeno circulara por mi estirpe. No obstante, llegamos a ser muy buenos amigos porque, a pesar de ser su hermana, ella lo conocía bien y sabía lo rastrero que podía llegar a ser. Así pues, hice todo lo posible para que Popuri y Kai acabaran juntos, ya que al muy celoso y posesivo de Rick no le gustaba verla con él.

Visto el panorama me fui distanciado de la gente hasta convertirme en un autista interesado únicamente en llegar a la maldita meta de los 100 millones. Ninguna mujer me convencía y, con el tiempo, habían empezado a casarse con mis rivales, con lo que perdí cualquier posibilidad con ellas. ¿Iba a quedarme solo para siempre en mi granja? Fue entonces cuando se hizo la luz. Todavía quedaba alguien más, una mujer muy por encima de todas las demás: una diosa.

Mthg.png

Harvest Goddess: Fue toda una sorpresa saber que podía llegar a casarme con la diosa porque, no solo era una preciosidad de ojos esmeralda, sino que era una elegante doncella que albergaba en su interior un corazón de lo más travieso. Ni corto ni perezoso indagué acerca de cómo podía hacerme con esta diosita y fue entonces cuando descubrí que no me pedía otra cosa que el Completed del juego. ¿Cómo no iba a amarla? ¡Pues claro que sí! Pero, ah… no iba a ser tan fácil.

Requisitos para casarte con la Harvest Goddess

Todas las pretendientas tienen un corazón visible que va cambiando de color según vas progresando tu social link con ellas. Todas menos la Harvest Goddess. Ella también tiene un corazón, pero es invisible, lo que significa que no sabes cuán cerca estás de llegar al estado máximo. Al igual que con las demás, puedes interactuar con ella y entregarle objetos, cosechas y otros regalos para que ese corazón invisible vaya subiendo de rango. Aún así, aún habiendo llegado al máximo estado, ella seguirá sin aceptar tu petición de matrimonio si antes no has cumplido con los siguientes requisitos:

  1. Granja mejorada al nivel máximo: Esto te lo exigen todas las chicas. Si no hay cama de matrimonio en tu dormitorio, cocina con todos los utensilios posibles y hasta un pequeño baño con SPA incorporado, ni sueñes en invitarlas a tu casa.
  2. Vender todos los tipos de productos: Vale, aquí el tema se pone serio, pero muuuuy serio. Esto significa vender todas tus cosechas, incluidas las raras y las que te vende el tío chino de la playa; vender todos los tipos de minerales de la mina, vender cosas que te han vendido a ti, vender las plantas, las hierbas, las flores, la hierba ¡venderlo tooooodo! Pero espera, que viene lo mejor. Vender, por supuestísimo, todos los productos que puedas sacar de los animales y hacerlo también en cada uno de sus grados: pequeño, normal, grande, dorado, platino y X. ¡¡¡X!!!. Esto último es una locura, porque si bien el juego tiene la “bondad” de permitirte crear el producto X mezclando todos los demás en la cocina de la granja, no ocurre lo mismo con la lana de las ovejas. Con ellas no te queda otra que esperar a que alguna maldita oveja que produzca Platinum Wool le dé por dar X Wool ese día, lo cual es casi imposible. ¿Queréis saber la probabilidad? 0,25% Ale, ahí lo tenéis. Y el juego se queda tan pancho, ¿eh? Que no te da otro modo de conseguirlo. Pero espera, que podemos hacerlo más chulo todavía: si tienes X Wool significa que puedes fabricar X Yarn y resulta que vas a tener que vender los dos o la Diosa pasará de ti… Efectivamente, ¡hay que conseguir X Wool dos veces! Como si no fuera imposible conseguirlo una vez, ¡toma dos tazas! Pues nada, ya os podéis imaginar que esto fue lo último que me quedó por hacer y casi consiguió que desistiera de lograrlo y dejar el juego en Beaten. Pero mi perseverancia es de santo y al final lo conseguí, ah si lo conseguí… no os diré cuánto de mi cordura se fundió en el proceso, pero tras días y días y días dándole al soft reset saqué una y, semanas más tarde, la otra. Aquí tenéis la prueba de una de ellas:

    Wool X
    La infame X Wool
  3. Pescar todos los tipos de peces: Bueno, un coñazo. Lo de pescar terrible en este juego, en serio. Los peces que aparecen son distintos según el lugar donde los pesques (ya sea mar, río o lago) y según la estación del año. Hasta aquí bien. Luego, dependiendo del nivel de tu herramienta (es decir, de tu caña de pescar), podrás pillar unos u otros. Yo iba con la mejor que lo pilla todo, claro. Después, dependiendo de la fuerza con la que hayas lanzado la caña, pues lo mismo, te salen unos u otros. Y lo mejor: a veces simplemente te sale el aviso y cuando le das al botón no pescas nada. ¡Nada! Y no porque no llegues a tiempo, no… simplemente porque el juego tiene una probabilidad (sorprendentemente elevada) de no pescar nada, mira tú qué bien (eso cuando no te sale una bota, una lata o unas espinas de pescado). Súmale, además, de que los tiempos de espera mientras pescas están rotos: a veces esperas dos, tres, cuatro segundos y ¡zas! te sale el aviso. Ok. Pero es que otras veces esperas y esperas y esperas y el aviso no sale. Te duermes, te vuelves a despertar y el tío sigue ahí, con la caña bien quieta, esperando a que salga el aviso. Y al final, por fin, aparece, le das al botón y ¡nada! ¡No pescas nada! Y, bueno, para acabar, a parte existen también seis peces legendarios con su propia imagen en el registro (son los únicos con imagen), que deben ser pescados cumpliendo unas condiciones especiales concretas. Si no te haces con todo esto, la diosita caprichosa pasa de ti…
  4. Conseguir la Gem of Goddess: Otro tostonazo tremendo. Hay que conseguir las 9 Goddess Jewels que, unidas, forman la Gem of Goddess (un objeto que te permite recuperar stamina mientras lo lleves equipado, estés en movimiento y el tiempo transcurra. Es decir, un objeto que no usarás nunca y aún menos con la Teleport Stone). En resumen, el juego incluyó una mala suerte de minas (supongo que sería novedad de esta entrega, de ahí lo de Mineral Town) donde puedes ir rompiendo rocas para conseguir joyas y otras piedras preciosas, e ir cavando para dar con unas escaleras y poder bajar al piso siguiente. Tú dirás: “Ah, qué guay, como un arqueólogo, con la opción de ir bajando y descubrir cosas fascinantes”. Pues no, amigo, de fascinante no tiene nada. Es todo el rato lo mismo, una y otra vez. Lo único que varía es el tamaño de la cueva, que rezas porque sea siempre lo más reducido posible, y mientras bajas solo esperas encontrar las dichosas escaleras lo más rápido posible para salir de ahí cuanto antes. Porque claro… ¿cuántos niveles te piensas tú que hay? Ah, jeje, ¿20? ¿30? No se pasarán tanto como para ponerte más de 50 niveles haciendo todo el rato lo mismo, ¿no? 255. Espera, que te lo escribo: doscientos cincuenta y cinco. Doscientos cincuenta y cinco niveles apartando rocas y buscando las malditas escaleras. Ah, y eso solo en una de las minas. Es que hay dos, jajaja. 255 x 2 = 510 jajajaja. Y nada de salir un momento, descansar, guardar partida y volver, ¿eh? Porque si sales, ¿a que no adivinas en qué nivel vas a aparecer cuando vuelvas a entrar? Venga, que esta sí la sabes: en el primero, claro que sí. En fin, no os diré la de veces que tuve que bajar ahí para encontrar las gemas de las narices (que a veces no aparecen en los niveles que han de aparecer, porque su probabilidad de aparición es aleatoria, claaaaarooooo). El que hizo este juego odia a la humanidad, de eso no tengo duda. Mirad qué guay son las cuevas:

    FOMT Caves
    El paraíso cuevil
  5. Conseguir todos los objetos de las dos minas: Un poco relacionado con el de antes, aunque como no es posible hacerlo todo en un único viaje tendrás que repetir esos 255 niveles en cada una de las dos minas para ir cogiendo todo lo que te falta, llevarlo a la superficie y poder venderlo después. Es que si al menos el juego te dejara continuar desde donde te has quedado, lo de la espeleología podría ser una actividad con la que ir llenando los días venideros, en los cuales no tendrás nada que hacer. Pero no, el juego te obliga a que si entras en la cueva tengas que llegar al final de la misma en el mismo intento, de lo contrario, vuelta a empezar. Olé.
  6. Conseguir que Carter apruebe tu propuesta de matrimonio con la Harvest Goddess: Carter es el cura del pueblo y es un personaje bastante detestable para ser cura, pero vamos, ninguna novedad en realidad. La cuestión es que los lunes y los miércoles iba a confesarme (más que nada porque así aumentas los parámetros con el resto de pueblerinos, con los animales o con los sprites). Hay una opción en concreto que es la de pedirle que te case con la Diosa. Si consigues que acepte, habrás cumplido con otro de los requisitos.
  7. Encontrarte al menos en el año 5 del juego: Sip, teniendo en cuenta que al segundo año ya había hecho todo, me pasé 3 años del juego a toda pastilla para llegar a este momento. Y todo porque lo de las minas no puede extenderse a lo largo del tiempo. Mis dieses a los diseñadores del juego.
  8. Tener la vasija para las flores: ¡Ah, gracias por tener un requisito fácil! Todo un detalle… Para esto solo tienes que esperar a que el chino de la playa venga a la granja y te ofrezca la opción de comprársela

Y tras horas y horas de tediosas tareas y luchas contra el destino, este es el resultado:

Marry HG
“If you want”, dice…

Como habéis visto, prácticamente te pide haber hecho todo en el juego, de ahí que considere el Completed si te casas con ella. Aún así, podría ser que tuvieras todos los requisitos cumplidos y ella decidiera no casarse contigo, porque su corazón invisible no ha llegado al grado máximo. A mí no me pasó (gracias a Dios) y espero que no le pase a nadie que se embarque en esta aventura pastoril, porque si después de todo esto te rechaza es para pegarte un tiro. Cosas que aumentan su corazón son: usar el podómetro (todo el santo día con el podómetro ocupando una casilla inútil del inventario), vender X cantidades de tus productos, pescar X cantidades de peces y llegar a los niveles más profundos de las cuevas. Yo hice todo eso pero, por si acaso, iba cada dos días a lanzarle fresas y piñas en el estanque, porque sé que eran sus frutas favoritas. Y así, por fin, llegó el día de mi boda:

Wedding-1

Wedding-2

Y uno puede pensar que, una vez llegados a este punto, no podía más que hallar la felicidad el resto de mis días junto a mi querida esposa. Pues no precisamente, porque resulta que la Harvest Goddess es la única pretendienta que, una vez se casa contigo, te dice que está muy ocupada con sus funciones divinas y desaparece. Te deja ahí solito, tirado en la casa que tanto te has molestado en mejorar para ella…

Wedding-3
What do you exactly mean by that…?
Wedding-4
Well, everything is what I’ve done until now…
Wedding-5
Bye, now…?

Los rumores cuentan que un buen día, sin avisar, aparece en tu casa, te suelta un bebé y se vuelve a ir. Y así es como consigues a tu retoño con la Harvest Goddess. Ya no la vuelves a ver más. Yo ya ni me molesté a llegar a eso, estaba demasiado desmoralizado. Además, sinceramente, después de 5 años enteros de tareas monótonas y tediosas, mi paciencia de santo llegó al límite. Y esa es la razón por la que no conseguí el Mastered. Primero porque me pedía los 100 millones, cifra desorbitada si se tiene en cuenta la cantidad de ingresos que puedes generar. Yo tenía mi granja funcionando a toda máquina las 24 horas del día y no llegué ni a 7 millones tras acabar los 5 años. Hubiera necesitado muchísimos años más para asegurar esa fortuna y aún así todavía hay un segundo objetivo para el Mastered, que es llegar a los 50 años casados. Casados, en mi caso, con un fantasma, porque ahí en esa casa solo estábamos yo y el perro. ¿Pero 50 años jugando a esto? Están locos.

De haber conseguido los 100 millones, hubiera podido comprar una casa en el centro del pueblo con la posibilidad de ganar una Jewel of Truth. De estas joyas había 9 en total (igual que las Goddess Jewels y las Kappa Jewels. Estas últimas dan la Gem of Kappa, que viene a ser lo mismo que la Gem of Goddess pero en lugar de recuperarte stamina te recupera fatigue). Total, que dentro de esa casa tienes la opción de conseguir una de las Jewel of Truth. No lo conseguí porque nunca tuve la casa, porque no llegué a los 100 millones.

De haber llegado a los 50 años de casado (y de haberlo hecho hubiera llegado demente), mi querida esposa me hubiera regalado una casita en la montaña —para disfrutar yo solo con el perro— en cuyo interior se puede conseguir otra de las Jewel of Truth. De estas joyas llegué a tener un total de seis. Dos de las tres restantes las hubiera conseguido de este modo y la última solo aparece si tienes todas las demás. Para conseguir la novena hubiera tenido que ir a la casa del alcalde (ese señor regordete salido de un circo, ¿recordáis?) y mirar dentro de su nevera…

La Gem of Truth, necesaria para el Mastered, hace que tanto tu stamina como tu fatigue puedan ser consultados visualmente mediante dos barras en el menú. ¡A buenas horas! Ya me dirás quién va a querer eso después de 50 años encerrado en este pueblo maldito salido del mismísimo inframundo de Diablo.

Conclusión: creo que he tenido suficiente Harvest Moon para el resto de mi vida… 🙂

“The human heart is a weak thing, and often we seek to make ourselves feel better by cruelty to those weaker in strength. Remember that true strength lies in kindness to fellow creatures, especially those weaker than you.” —Carter

Sheep.png

3 comentarios sobre “Harvest Moon: Friends of Mineral Town

  1. Un buen souvenir xD.

    Yo solo he jugado el Harvest Moon de SNES (mucho) y un poco el primero que salió para Wii (sidoso). No sé si me animaría con otro Harvest Moon, la verdad. ¡Es que se te llevan la vida! xD. Además los 3D son muy horrorosos… si me apeteciera granja creo que jugaría al Stardew Valley o el Story of Seasons de Doraemon que saldrá para Switch, jajaja, por eso de que tienen un twist algo distinto. Tú nunca más nada ni remotamente parecido, supongo, jajajajajaja. Aunque espero que Animal Crossing sea la única excepción 🙂

    ¡Felicidades por el complete! ¿Hay un contador que te diga cuántas horas le has dedicado? Tengo curiosidad =P

    Me ha encantado la entrada, me he reído un montón xDDD. Pero es que no te imaginas cuánto, jajajajajajaja. Hay partes que parecen ya un chiste, como lo de mirar en la nevera del alcalde, WTF!!! Ay, qué maravilloso xD (jolines, echo de menos los stickers y emojis para no reírme todo el rato con el “xD” T_T). xD.

    Creo que era necesario que alguien dejara escrito para la posteridad cómo juega el Harvest Moon alguien que está como una cabra, jajajajajaj. Es fantástico leer el relato de la pérdida de cordura y luego ver unas capturas de un juego súper monoso y pastel.

    PD/Off-Topic: No pongas tags de “Phaazoid” y “Planet Phaaze” porque los tags solo sirven para categorizar y ordenar tus entradas; diría que Google ya no las tiene en cuenta, y en cualquier caso los nombres de autores y del propio blog no necesitan reforzarse para que el buscador te lo indexe bien ^^
    PD2: Me flipan los requisitos de casa que piden las chicas para casarse contigo, ¡juas!
    PD3: Una auténtica diosita de cap a peus esta Harvest Goddess.

    Le gusta a 1 persona

    1. Me alegro de que te haya gustado la entrada y te haya sacado algunas risas 🙂 Aquí lo cuento todo muy divertido, pero la realidad fue muy distinta, jaja 😛

      Lo cierto es que estos juegos tienen poco margen para la variedad. Quiero decir, siempre pueden añadir nuevos animales y nuevas tareas y cosas así, pero la base es siempre la misma. Una fórmula que funciona pero que después es difícil de cambiar para hacer los títulos más variados entre sí. Estos nuevos de Story of Seasons o este que va a salir ahora del Doraemon quizás cambian algunas normas básicas y se generen aspectos nuevos en este tipo de género, pero lo cierto es que todos los Harvest Moon que he ido viendo son muy parecidos (mismos personajes, mismos objetivos, incluso mismos diálogos, etc.) Por este motivo, no creo que me ponga con algún otro de la serie, porque la novedad me aportará menos que lo que me espera (que ahora sé lo que es). Posiblemente en los posteriores mejoraron algunas cosas de diseño de las que me quejo en este post, pero no es reclamo suficiente, al menos para mí, para volver a intentarlo xD.

      Animal Crossing evidentemente es una excepción, porque en ese juego las tareas en sí no son tan fundamentales como en Harvest Moon (o no del mismo modo en el que este lo exige). Con Harvest Moon iba estresado todo el rato, mirando siempre la hora, apurando cada segundo… En cambio con AC paseo tranquilamente saludando a animalitos monosos que me cuentan su vida bajo un parasol japonés mientras se toman un batido de vainilla. No tiene punto de comparación xD

      Lamentablemente no hay contador de horas 😦 A mí también me hubiera gustado saber cuántas he dedicado. Lo estuve jugando a lo largo de todo el año pasado y principios de este, así que calculo que sobre unas 100…

      Oye, que yo no estoy como una cabra, aunque casi acabo así después de jugar a este juego xD Pero es cierto que había muchas cosas con las que me encontraba y pensaba: “¿Quién narices hará esto? Es más, ¿cómo narices descubres todo esto?” Porque en la época en la que salió el juego los recursos de Internet eran más limitados y hay cosas que si no tienes una guía o algo que te lo explique son casi imposibles de saber… Y cuando las descubres y averiguas cómo hacerlo ves que son fruto de un enfermo que solo busca la destrucción de la mente humana. Así que supongo que sí, hay que estar un poco ido para hacerle el Completed a este juego (ya no hablemos del Mastered xD).

      PD: Ok, tomo nota. Supongo que solo dejaré esos tags en cosas relativas al blog, pero en el resto de entradas me centraré en el juego en cuestión.
      PD2: En realidad había más requisitos relacionados con la casa, pero esos eran los más destacables xD.
      PD3: Sip, toda una gamberrita la Harvest Goddess esta. No sé a quién me recuerda… 😛

      Le gusta a 1 persona

      1. Respondiendo a lo único que necesita respuesta: creo que de estos juegos antiguos debían salir guías oficiales en Japón. De ahí a que el conocimiento incluido en las mismas llegase a occidente… pues un mundo, pero de algún modo acababa llegando, jajaja. Eso es lo que yo intuyo, vaya.

        También tu percepción del juego es así porque lo has jugado de una forma que no es la intencionada cuando se diseña. Obviamente no se pararon a mirar que el requisito económico último que pedían tuviera sentido en términos de balanceo, eso no lo discuto xD.

        Gracias por tu respuesta, un beshito ❤

        Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s